El Puebla Femenil no sabe nada del resolutivo de la Comisión Federal de Competencia Económica (COFECE) contra la Liga MX y Liga Femenil MX, el cual prohíbe a los equipos o clubes miembros del circuito femenino nacional imponer topes salariales entre sus miembros.

Todo esto cuando las diferencias entre ligas respecto a los pagos saltan a la vista e inclusive son notorias dentro de los mismos equipos de la Liga Femenil MX.

En conferencia de prensa, María José López se fue por la tangente, “el tema es del club y este sabe cómo lo maneja, pero si hay mejoras económicas en los sueldos de la plantilla, las integrantes del equipo no ganan lo mismo como cuando el Puebla Femenil debutó en la máxima categoría para damas de México hace tres años en el Torneo Apertura 2018″, recordó.

Aun con mejoras en el pago, Puebla no es de los conjuntos con los salarios más altos en la competición como sí lo son las regiomontanas de Tigres y Rayadas.

Las campeonas Tigres le pagan a una jugadora top como la exestudiante y atleta de la UDLAP Stephany Mayor un sueldo de 170 mil pesos al mes. A su goleadora, seleccionada nacional y máxima realizadora de la Liga Femenil MX en la actualidad, Katty Martínez, le recompensan con 70 mil pesos.

En Puebla, ha trascendido, una jugadora top con experiencia a nivel internacional y múltiples llamados a selección nacional devengaba hasta hace dos años poco más de 10 mil pesos.

Somos una empresa pequeña que va creciendo poco a poco, así que hay que ser pacientes. Además, somos los conejillos de indias con el objetivo de crear esta competencia y para que los clubes o la gente se sigan interesando en nosotras, dijo.

Para Majo, el futbol femenil en México se hará más atractivo para medios de comunicación y aficionados “en la medida que se entreguen mejores espectáculos en la cancha por parte de las jugadoras o hacer lo que Tigres al jugar partidos internacionales, pues eso da mayor visión y genera mayor interés” entre la prensa y los aficionados.

La delantera espera que se genere unidad del gremio, lo que no pasa en la liga varonil, donde a pesar de presumir la Comisión del Jugador, no hay una comunión entre los futbolistas para pelear por el mejoramiento de los contratos o las condiciones laborales. Va para largo que se tenga un salario más equitativo.

Deja un comentario