Las Águilas cayeron 0-1 ante el Olimpia, pero avanzó a los cuartos de final de la Liga de Campeones de Concacaf gracias a los goles de visitante que anotó en Honduras.

El global 2-2, lo que es un golpe al orgullo americanista que caminó gracias a reglamento.

El gol de Jerry Bengston (50′) puso nervioso al equipo de Santiago Solari, que aunque generó oportunidades no tuvo la claridad para finiquitar el juego, mientras que los hondureños jugaron a lo de siempre, al pelotazo y a lo físico, lo que fue suficiente para ganarles en varias ocasiones las espaldas a la defensa de las Águilas y poner en serios problemas a Memo Ochoa.

Ya lo decía en el previo el presidente del América Santiago Baños, «este torneo nos causa más pérdidas que ganancias, el riesgo de lesiones que suelen causar los centroamericanos se hizo realidad», clara muestra fue la lesión de Antonio López, volante de las Águilas que fue llevado directamente al hospital. Se teme una fractura de peroné. América pidió la hora al final, un gol hubiera significado la catástrofe, pero el tiempo jugó a su favor.

Por admin

Deja un comentario