Uno de los deportistas mexicanos que se abre paso en la marcha, es Andrés Eduardo Olivas Núñez, quien con 22 años, sostiene una intensa preparación con los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 en la mente, pues el mes pasado, en “Dudinska 50”, evento en Eslovaquia, alcanzó un tiempo de 1:19:54, por debajo del 1:21:00 que pide la World Athletics, es decir, un registro que cumple el requisito para estar en la justa de Japón, pero sigue a la espera de la clasificación oficial.

El andarín continúa su preparación en su natal Chihuahua; compartió a la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (CONADE), que agradece el no haber encarado contratiempos en la justa realizada en el poblado de Dudince. “El trabajo estaba hecho con muy buenas sensaciones, no hubo ninguna lesión y los entrenamientos salieron como los planeamos; el resultado tenía que salir”.

En la carrera eslovaca, el mexicano se llevó además la medalla de oro, un logro que lo dejó satisfecho. “Pensaba solo en hacer la marca, pero no me esperaba el lugar”.

“Me siento muy contento con el trabajo que se vino haciendo. Fue una preparación bastante larga y pesada, pero a final de cuentas valió mucho la pena y se dio el resultado que esperábamos, estuvimos trabajando a conciencia de hacer la marca en esa competencia, traíamos la idea de que tenía que salir así para prepararnos mejor para futuras competencias; cuando estaba ahí vi la oportunidad y dije ‘sí puedo ganar y vamos a echarle ganas’, me cayó muy bien”, dijo.

Por admin

Deja un comentario