La medallista mexicana de bronce en la disciplina de levantamiento de pesas, de los pasados Juegos Olímpicos de Tokio 2020, Aremi Fuentes estuvo de visita en las instalaciones del Comité Olímpico Mexicano (COM), a las cuales ha calificado como “su segunda casa, porque aquí me he preparado durante mucho tiempo para mis competencias y porque hoy, regreso con mucho orgullo para lucir mi presea olímpica, que, aunque es de bronce, para mi tiene un sabor a oro”. 

Una visita de agradecimiento, de alegría y pleno de recuerdos. Una visita en la que pudo recoger su certificado de medallista olímpica, su “pin olímpico”, así como el estuche de su medalla.   

También, porque por segunda vez está escrito mi nombre en el muro de los medallistas olímpicos, “la primera vez fue en los Juegos Olímpicos de la Juventud en Singapur 2010, cuando gané también bronce, hoy escribo mi nombre en el muro de los atletas élite, al lado de mis inspiraciones, Soraya Jiménez, Luz Acosta y Damaris Aguirre. Es un sueño hecho realidad”. 

Sin embargo, la historia deportiva para la atleta chiapaneca no termina en Tokio 2020, las aspiraciones más allá,” a partir de octubre regreso a los entrenamientos, quiero dejar descansar a mi cuerpo y recuperarme del todo de mis lesiones. Mi meta es seguir adelante y en Paris 2024, alzarme con otra presea. He visto que muchas personas exitosas han logrado subir al podio en distintas versiones de Juegos Olímpicos, y yo quiero también estar ahí”. 

Aremi Fuentes obtuvo su presea de bronce el pasado primero de agosto del presente año y señala que su vida a cambiado significativamente, “porque me he dado cuenta que he sido capaz de levantarme de las adversidades, en estos días he revalorado todo y sentirme muy orgullosa de mí. Soy una persona fuerte, trabajadora, persistente. Que no se derriba con cualquier cosa… pero, también soñadora. A partir de hoy, rumbo a Paris, no va a cambiar nada, no voy a bajar la guardia, al contrario, voy a seguir con esa sed de triunfo con el que inicié para buscar ese otro sueño y muchos más”. 

Aremi es un claro ejemplo de la mujer empoderada, que demuestra que cuando se sueña algo y se trabaja por ello, se consigue, “me enorgullece poner en alto el empoderamiento de la mujer, Hoy en día es claro el desarrollo de nosotras en todos los ámbitos de nuestra vida diaria, y el hecho de poner en alto a mi país, me hace sentirme parte de ellas, como también de ese núcleo exclusivo de medallistas olímpicas. Hoy en día no vemos a los desafíos como algo imposible, sino como un reto y cuando lo logras superar te llena de orgullo, por convertirlo en realidad”. 

Me da mucho orgullo también ser un ejemplo para muchos niños y niñas, “como lo fueron conmigo Soraya, Luz y Damaris, que me enseñaron a jugar limpio, a ser perseverante, disciplinados, constante y lograr una medalla olímpica, y si no es una presea, entonces hacer realidad sus sueños cualesquiera que estos sean “.   

El próximo 26 de este mes por fin visitará a su familia después de largo tiempo, “por el momento tengo que cumplir algunos compromisos institucionales y espero que pronto esté con mi familia que es mi motor. Ya necesito estar con mis padres y hermanos, con toda mi familia porque quiero compartir con todos ellos, este logro que es parte también de ellos. Ellos me han hecho más fuerte en todos estos años. Tener una familia como ellos me llena de orgullo porque me llenan siempre de amor, a pesar de la distancia. Espero con mucha ansia mis tamales y mi pozole”.

Por admin

Deja un comentario