Generalmente los ascensos al Iztaccihuatl son al «pecho» del iztaccihuatl, pero Agustín Grande y su grupo hacen lo inusual, subieron a la cabeza.

El oriundo de Nealtican comentó que desde hace algún tiempo lo tenían planeado, por lo que decidieron hacerlo el mero 25 de diciembre, «por las actividades realizadas en Bolivia no fue posible concretarla, por lo que en un encuentro casual, decidimos que para culminar el año y nuestra temporada de montaña y como un regalo para nosotros y nuestros seres queridos,  realicemos esta expedición», comentó.


La  ruta hacia la cabeza del Iztaccíhuatl es considerada de las más complicadas en México.


 El terreno es  árido y bastante escarpado y con desprendimientos de roca, por lo que se deben extremar precauciones y utilizar el equipo necesario.


El  recorrido inicio en el área de estacionamiento de la Joya,  dijo, tomamos el sendero que nos lleva al primer portillo, desde ahi el paisaje es simplemente maravilloso, a nuestras espaldas teníamos  el Popocatépetl y de frente toda la majestuosidad del Iztaccíhuatl.

Para continuar con el trayecto llegamos al segundo portillo y de este a Cruz de Rosas y dirigirnos al refugio Otis Mccalister, donde nos dimos una pausa para un descanso. De este punto la próxima meta fue hacer cumbre del pecho que tiene una altura de 5217 msnm, metros sobre el nivel del mar

Desde este punto nos dirigimos hacia  la Arista de la luz, también conocida  como la  Ruta del Cuello que es considerado uno de los tramos  más complicados del Iztaccíhuatl.

Anteriormente la Arista de la Luz, era de hielo, con vientos laterales de gran fuerza. Hoy en día es un sendero de arena con algunos tramos congelados  y terreno escarpado,  persistiendo además los vientos laterales, que se convierten en obstáculos peligrosos, hasta para el montañista más experto.

Por lo tanto es importante recordar, que por muy sencilla que sea una ruta, existen riesgos,  por lo que uno debe prepararse mental y emocionalmente, sin descuidar la parte física, ya que un descuido de cualquier tipo  podría significar un accidente.
Una vez que descendimos la arista de la luz, hicimos, un descanso para hidratarnos y consumir alimentos  para recuperar  energías y retomar la marcha hacia él objetivo.



En el trayecto hacia la cabeza del iztaccihuatl  nos encontramos con una pared de aproximadamente 20 mts de altura, la cual tuvimos que semiescalar,  y para continuar atravesamos otra arista que conduce a la cima y de esta manera lograr el objetivo.
En el  descenso  tuvimos  que realizar un rapel en la pared que  se escaló.

Para continuar con el regreso optamos  por un trayecto, que consiste en pasar por la cañada de Huilango, seguir por la  base de la Torre de San Agustin y la zona de catedral, lo que significaría realizar una media circunvalación del iztaccihuatl.

La zona de la catedral tiene muchas paredes de roca, por lo cual nos vimos obligados a realizar otro rapel para poder conectar con el tercer portillo.

Del tercer portillo nos dirigimos hacia el estacionamiento de la Joya, a través de la ruta ya conocida por los montañistas, este recorrido en total duró más de 24 hrs continuas.

Pese a que sabemos que nuestras familias y amigos siempre están preocupadas por nosotros, porque regresemos con bien, también saben que es algo que nos llena de muchas satisfacciones y podemos ser ejemplo no solo para algunas personas que les gusta el montañismo,  sino también para todas las personas que persiguen un sueño o un objetivo.

Por admin

Deja un comentario