Siete corredores del Bora-hansgrohe fueron embestidos por un coche mientras entrenaban en el norte de Italia.

Cuatro de los pedalistas ya están en el hotel, mientras que los demás permanecen en un hospital. Los más lastimados son Wilco Kelderman, Rüdiger Selig y Andreas Schillinger, con los dos primeros acusando sendas contusiones y el último diagnosticado con fracturas cervicales y de tórax.

Aparentemente, los accidentados habían elegido extender el entrenamiento del día, mientras que el resto de la plantilla regresó al hotel. Así se desprende de un escrito de Ide Schelling: “Un horrendo final del campo de entrenamiento. Gran choque con un auto en mi grupo, todos cayeron. Debo tener un ángel de la guarda porque fui uno de los que decidió no hacer esa media hora adicional”.

“Espero que todos estén bien. No sé mucho más, estén atentos a las redes de Bora”, completó el afortunado corredor.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *