De manera dramática y hasta la tanda de penales, pero el Barcelona llegó a la final de la Super Copa y el domingo se jugará el primer título de los cuatro a los que opta esta temporada frente al ganador del Real Madrid-Athletic.

A pesar de no contar con Lionel Messi,  el cuadro azulgrana volverá a experimentar de cerca la sensación de ganar un título, algo que se les estaba olvidando. Y en la final es de esperar que ya esté Messi recuperado. 

Los primeros 20 minutos fueron de la Real, que salió mejor posicionada al campo con una presión fuerte arriba y llegando al área de Ter Stegen, sobre todo en un mano a mano de Isak que detuvo el meta alemán. Después, el Barcelona empezó a controlar más balón y pese a que le costaba penetrar en la ordenada defensa vasca se veía que empezaba a tomar los mandos del partido. Busquets y De Jong se empezaban a imponer en el medio del campo. A falta de seis minutos para el descanso llegó la jugada que desequilibró el partido. Gran pase de Braithwaite, centro de Griezmann desde la izquierda y cabezazo impecable de De Jong con una calma que firmaría cualquier delantero centro. Primera llegada clara de los azulgrana y gol. Así suelen funcionar los grandes. Un disparo lejano de Isak fue lo mejor de los realistas antes del descanso.

Tras el paso por los vestuarios, el partido dio un giro. La Real volvió a salir mejor que el Barça y tuvo la suerte de empatar a los cinco minutos. Un centro a media altura de Oyarzabal dio en el brazo de De Jong y Munuera Montero decretó penalti que transformó el propio Oyarzabal. 15 sin fallo lleva el realista. De Jong tuvo opción de resarcirse un minuto después, al quedarse solo en el área realista, pero le sobró un recorte y Gorosabel le quitó el balón cuando tenía en sus botas el 1-2.

Por admin

Deja un comentario