Con doblete de Robert Lewandowski, el Bayern Múnich, el conjunto de Hansi Flick quiere levantar el sexto trofeo de la temporada, algo que sólo logró el FC Barcelona de Pep Guardiola.

En Rayán, muy cerca de Doha, el Bayern Múnich superó por 2-0 al egipcio Al-Ahly, vencedor de la Liga de Campeones de África, que venía de superar por 1 a 0 al representante del país anfitrión, el Al Duhail. En la final del jueves se enfrentará ante Tigres de México que hizo historia al vencer al Palmeiras, ganador de la Copa Libertadores.

El partido arrancó con el equipo europeo como amo y señor de la posesión del balón. Sabiéndose superior, el conjunto vestido de blanco se paró bien arriba y sin demasiada dificultad encontró espacios rápidamente. Tras algunas acciones de peligro, encontró el 1 a 0 a los 17 minutos, gracias a una acción que encontró a ambos laterales en posición de extremos y que terminó como suele terminar: con Robert Lewandowski recibiendo un pase atrás cerca del punto de penal para definir sin mayores resistencias.

En los minutos siguientes el elenco alemán apostó por un juego más vertical y tuvo más oportunidades que no pudo concretare, sin embarco con el correr del cronómetro los africanos comenzaron a ganar confianza y acabaron la primera parte mostrando un juego más que digno.

En el complemento el Al Alhy salió a presionar, no se tiró atrás y aprovechó los espacios de la defensa del Bayern Múnich. Fue así que Manuel Neuer tuvo que trabajar más de lo esperado y Jerome Boateng transpiró en esos minutos más que en la primera mitad. Sin embargo, ese buen momento del campeón de África no sirvió para mover el tanteador.

Hansi Flick mandó entonces a la cancha a Leroy Sané y a Eric Maxim Choupo-Moting en lugar de Thomas Müller Serge Gnabry para recuperar el la agresividad en ataque que había perdido.

Justamente fue Sané el que recibió un pase alto de Tolisso para llegar libre por la derecha a cinco minutos del final y lanzó un centro al segundo palo para que Lewandowski, sin marca ni oposición cabeceé casi debajo del arco y grite el 2-0 final. Con ese resultado, el cuadro alemán cumplió con las expectativas y se clasificó a la final del certamen.

Karl-Heinz Rummenigge, director general del conjunto alemán, había anticipado en la previa: “Vamos al Mundial de Clubes con el objetivo muy claro de traer el trofeo a Múnich. Seis trofeos de la misma temporada, hasta ahora solo el FC Barcelona lo ha hecho. Si ganara, el Bayern Múnich disputará la final del jueves contra Tigres, conducido por el Tuca Ferreti.

El cuadro europeo ganó en 2020 la Bundesliga y la Copa de Alemania, la Liga de Campeones y las Supercopas de Alemania y de Europa. En 2013, el Rekordmeister había ganado cinco trofeos de seis, incluido el Mundial de Clubes, pero no se llevó la Supercopa de Alemania, que cedió a su gran rival de la época, Borussia Dortmund.

Los campeones de Europa llegaron con plantel casi completo a Qatar. Solo Leon Goretzka y Javi Martínez, que dieron positivo al coronavirus, se quedaron en Múnich. Desde 2013, el Mundial de Clubes ha sido siempre ganado por el representante europeo y el Bayern quiere prolongar ese dominio.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *