Pareciera inexplicable el podio de tercer puesto logrado por Sergio “Checo” Pérez en el pasado Gran Premio de Turquía y que el día de hoy calificara en la tercera casilla de la parrilla de salida para la carrera de mañana en el G.P. de los Estados Unidos. No es casualidad el cierre de la escudería austriaca en este último tercio de la campaña. Sergio fue rápido en Turquía y lo ha sido en Austin, incluso tan rápido como para competir por la “pole position”, especialmente el día de hoy.


Y no es porque a Sergio le falten “manos”. Cierto es que le faltaba batallar con mayor templanza, tal como le vimos defender la posición ante Lewis Hamilton en Turquía. Aquel de Turquía es el “Checo” que todos, y me refiero no solo a nosotros los aficionados, sino en todo el ambiente de la F1 se tenían la expectativa de un Sergio Pérez como el que puso a raya al multicampeón británico, resultado también de la confianza que “Checo” adquirió al estar sabedor que tenía el auto que requería para tales condiciones y mejor aún, haciéndolo en piso mojado.


Cierto también que en las anteriores competencias se dieron los errores del mexicano, tanto como los del equipo en momentos críticos, pero si a esto le sumamos que su monoplaza era inferior en rendimiento al de Max, lo único que se provocó fue que el mexicano cayera al quinto puesto de la general y finalmente no poder apoyar a su compañero como la misma escudería lo pretende.


La estrategia en la escudería del “Toro Rojo”, tuvo que cambiar radicalmente. Lo habíamos comentado en nuestra anterior columna. El punto era equiparar el rendimiento de los monoplazas en el equipo con el fin de colocar en posición de victoria tanto a Max Verstappen como a Sergio Pérez, de otra manera nos podríamos explicar la mejora en el rendimiento de Sergio y su bólido.


De este modo, ¿Qué podemos esperar para la carrera de mañana?

Primero, que tanto Max, ganador de la “pole”,

Lewis 2º. y

Sergio 3º.

Tengan una buena arrancada y alejarse del riesgo que implica el ímpetu de Charles Leclerc 4o, quien buscará colocarse de inmediato por delante del mexicano. Si Leclerc encuentra un espacio, no duden que lo aprovechará y el riesgo de impacto se puede acrecentar, amén de la batalla por colocarse primeros en la primera curva entre Max y Lewis.


Se sabe que los Mercedes, los Red Bull y los Ferrari tienen casi el mismo ritmo de carrera, por ello, Leclerc es un peligro. Pero si pasan limpia la primera vuelta, en el mismo orden, la batalla se dará en la zona de fosos al cambio de neumáticos y luego en el rendimiento que cada piloto saque de los mismos.


La bandera a cuadros, de acuerdo a lo previsto, caerá primero sobre Max y enseguida Lewis, siendo nuevamente podio para el mexicano, previo al Gran Premio de México. Será sensacional si pasa de esta manera, sobre todo, porque Sergio podrá terminar nuevamente por delante de Bottas y Norris en la lucha por el tercer puesto de la general al final de la campaña.


Así, nos disponemos a ver el desarrollo de la carrera de mañana. Por lo pronto, pásenla bien y nos encontramos en la siguiente.

Deja un comentario