Pastora Durán y Marcos Velázquez, atletas mexicanos, Puebla, realizaron esta mañana 12 Kilómetros de carrera pedestre para completar su primer entrenamiento juntos en la prueba de las tres disciplinas, con rumbo al Triatlón Mayaman el próximo 22 de febrero.

El día de ayer fueron 90 Kms. sobre la bicicleta y antier 2.6 Kms. en el mar, el objetivo es competir en la media distancia, 1.9 Kms. nadando, 90 kms. rodando y 21 Kms. corriendo.

Con la aprobación de los organizadores del evento, así como, de la Federación Mexicana de Triatlón, Pastora Durán y Marcos Velázquez, serán la primera pareja mixta en realizar un triatlón, Pastora Durán como guía del atleta invidente Marcos Velázquez.

Esto marcará el precedente para futuras competencias, actualmente, el que una mujer sea guía de un hombre en el triatlón no está contemplado en los reglamentos.

Es posible hacerlo hombre con hombre o mujer con mujer, pero mujer-hombre será la primera ocasión en que así se realice.

Sin duda, la combinación de la sensibilidad femenina, su prudencia y sensatez al enfrentar los retos, así como, la creatividad y capacidad de improvisación ante los obstáculos, más la flexibilidad, capacidades y experiencia de ambos, les llevará a cruzar la meta sin mayores inconvenientes.

Pastora comentó después de esta primera experiencia junto a Marcos: “Nos sentimos muy bien, fue una prueba de fuego. Por mi parte tengo que estar muy pendiente, avisando a Marcos de las situaciones en el camino para hacer los movimientos absolutamente coordinados».

Al ir en la bici, le comunica si van a pasar un tope, un semáforo, algún bache, las subidas, las bajadas en las que alcanzan altas velocidades. En la bicicleta tándem, los dos generan la fuerza, ella hace los cambios, freno y da dirección y los dos pedalean.

Les gustó a ambos este primer ensayo: “antes de la carrera, estuvimos platicando, Marcos me indicó todas las formas de como posicionar mi brazo para que él entendiera cuando lo subo o lo bajo, como es que él va a reaccionar. Me dijo que le tengo que avisar de todo por completo, hasta de una insignificante piedrita, ya que puede tropezar. Fue un hecho muy retador, porque tengo que estar atenta a todo, especialmente con mis ojos y así, indicarle inmediatamente de cualquier situación. Todo salió muy bien”, concluyó Pastora Durán.

Deja un comentario