En 2004 la estadounidense Allison Stokke se convirtió en un fenómeno viral de la noche a la mañana

Cuando las personas se vuelven famosas, prefieren ser reconocidas por su arduo trabajo, empuje o talento, sin embargo ¿Qué sucede cuando alguien se vuelve famoso por algo que está completamente fuera de su control? Eso es exactamente lo que le pasó a la hoy famosa saltadora con pértiga y modelo de fitness. 

Encontró su pasión en el salto con pértiga, mientras estudiaba Stokke se convertiría en una increíble saltadora con pértiga y, finalmente, competiría al más alto nivel de su deporte. Sin embargo, por desgracia toda la atención que eventualmente atrajo pondría en peligro su carrera y cambiaría su vida para siempre.

Sus inicios

En 2004, su primer año compitiendo en pista y campo, Allison registró un salto de 3,86 metros (12 pies, 7 ¾ pulgadas), que rompió el récord estadounidense para estudiantes de primer año de bachillerato. Con ese gran salto, su desempeño fue el mejor jamás registrado por una joven estadounidense de 15 años. La increíble hazaña de Allison marcaría el comienzo de una profesión atlética prometedora, pero si bien el logro fue el primero de muchos en su carrera como saltadora con pértiga, también marcó el comienzo de un camino hacia una gran controversia.

Al final de su primer año, la sensación del atletismo ganó el Campeonato del Estado de California CIF. Fue el primer campeonato de su carrera en la escuela secundaria, pero no sería el último. Allison se estaba convirtiendo en una superestrella en toda regla en el mundo del salto con pértiga, rompiendo sus propias expectativas y las de sus compañeros. Pero con cada récord que batía y cada campeonato que ganaba, más se acercaba a la controversia que llegaría a definir su vida.

Rompió récord

Como estudiante de segundo año, saltó y marcó un nuevo récord personal: 4,11 metros (13 pies, 5 ¾ pulgadas). Su marca establecería un nuevo récord de estudiante de segundo año de secundaria. También se mantuvo como la mejor saltadora jamás registrada por un estadounidense de 16 años. A fines de 2005, Allison Stokke ya se había convertido en una de las saltadoras con pértiga más exitosas en la historia del deporte en la escuela secundaria. 

Horrible lesión

Durante una sesión de práctica, la campeona estatal intentaba cruzar la mayor altura que nunca antes había logrado. Ella despegó, y no consiguió una altura lo suficientemente alta como para empujarla hacia la plataforma de aterrizaje.  Aterrizó torpemente en la caja de lanzamiento de concreto. Más tarde, su miedo se confirmó: la superestrella se había roto la tibia del tobillo derecho.

La lesión requeriría cirugía. Allison Stokke, la campeona defensora del estado de California, no pudo competir por el resto de la temporada. La saltadora con pértiga que batió récords dijo que estaba increíblemente molesta porque su objetivo era ganar otro campeonato estatal. La rehabilitación tomaría de cuatro a seis meses. Y durante su difícil proceso de recuperación, Allison se vio obligada a cuestionar qué podría haber sucedido si las cosas hubieran ido aún peor.

Regreso triunfal

Cuando un deportista sufre una lesión, intenta seguir todas las instrucciones médicas al pie de la letra para poder reiniciar su carrera exactamente en el punto en el que la dejó. Lejos de descansar, trabaja con más energía y pasión. Frente a su primera adversidad, Allison Stokke se mantuvo firme. Regresó con igual energía e ímpetu para el último año de secundaria, ganando otro campeonato en el CIF California State Meet.

Con una nueva marca de 4,14 metros (13 pies, 6 ¾ pulgadas), ocupó el segundo lugar en la clasificación nacional de escuelas secundarias. Para culminar un año increíble y una carrera histórica en la escuela secundaria, la superestrella del salto con pértiga terminó octava en los campeonatos nacionales juveniles. Allison Stokke finalmente había comenzado a obtener reconocimiento por sus logros atléticos, pero en un giro espantoso, el desastre la golpeó por segunda vez.

Manejo sexista de su imagen

En 2007, la popularidad de la atleta de secundaria se disparó por algo que no tenía nada que ver con su desempeño atlético, sino por algo que muchas personas considerarían perturbador. La controversia duraría años y llegaría a definir la vida de Allison Stokke. Personas de todo el mundo llegarían a conocer su nombre, pero no por las razones correctas. Si bien antes era una atleta, de hecho, una saltadora con pértiga que batía récords, ahora, ella era un objetivo mediático.

Ese año, mientras Allison Stokke estaba en una competencia en Nueva York, un periodista de un sitio web de pista y campo de California le tomó una foto y la publicó en línea. El fotógrafo capturó una foto inocente de la atleta superestrella en medio de una competencia. Esta fotografía no parecía ser nada fuera de lo común. Pero la imagen finalmente circularía entre las personas equivocadas, y Allison Stokke, que acababa de cumplir 18 años, comenzaría a llamar la atención desde un lugar oscuro e inquietante.

la fotografía de Allison Stokke fue enviada al bloguero deportivo Matt Ufford, dueño de un blog llamado With Leather. Tituló la publicación como ‘Saltar con pértiga es sexy, apenas legal’.

Aún era menor de edad

En su blog, Matt Ufford comentó sobre el atractivo físico de Allison Stokke, de 17 años. Sus comentarios de mal gusto le dieron popularidad al artículo, la naturaleza sexual del texto y las respuestas también sexualmente cargadas de la audiencia de Ufford perturbaron a muchas personas, incluido el fotógrafo que tomó la foto viral de Allison Stokke.

En un intento desesperado por poner fin a la polémica, el fotógrafo amenazó con demandar a Matt Ufford si no eliminaba la foto de Allison Stokke de su sitio web. A pesar de los mejores intentos del fotógrafo por protegerla, la controversia en torno a Stokke siguió ganando cada vez más atención. 

El centro de atención de internet

Docenas de sitios web compartieron la foto, difundiéndola por Internet como la pólvora. Allison Stokke se había convertido en el centro de atención de la red de redes, pero el tipo de atención que estaba recibiendo era algo que nadie querría jamás.

La gente no hablaba de los impresionantes logros de Allison Stokke como saltadora con pértiga. En cambio, estaban haciendo comentarios sexuales sobre cómo se veía cuando tenía 17 años. A medida que las imágenes continuaron circulando en las redes sociales, las cosas solo empeoraron.

Cuando la situación se salió de control, surgió un sitio web dedicado a Stokke. El sitio web presentaba varias imágenes de ella compitiendo en el salto con pértiga, y atrajo a una audiencia que continuó haciendo miserable la vida de Allison. algunas personas crearon grupos de fans en Internet que atrajeron a miles de seguidores. Y como si esa atención no fuera suficiente, los medios de comunicación de todo Estados Unidos comenzaron a captar la horrible historia.

Se hizo viral

Solo tomó un par de semanas para que las fotos de Allison Stokke la convirtieran en un fenómeno global. Su historia fue publicada en periódicos y revistas de todo el mundo, desde The Washington Post hasta Los Angeles Times, The New York Times, la BBC, The Sydney Morning Herald y la revista alemana Der Spiegel.

CBS también cubrió la historia en televisión, advirtiendo a la gente sobre los peligros del uso de Internet para sexualizar públicamente a los jóvenes. Allison había pasado de ser una célebre saltadora con pértiga a ser un ejemplo de las cosas terribles que podían salir mal en la vida de una estudiante de secundaria. Lo peor de todo es que la controversia ni siquiera se detuvo allí.

Contrataron un asesor de medios

a habían bombardeado con correos electrónicos y solicitudes de sesiones de fotos. Ella y su familia finalmente decidieron contratar a un asesor de medios. Esperaban que el consultor ayudara con las solicitudes de los medios y contara la historia de una manera que mostrara a Allison Stokke por quién era en lugar de por cómo se ve.

Stokke dio una entrevista sobre la técnica de salto con pértiga, que se subió a YouTube. El video recibió cientos de miles de visitas. Pero para su decepción, los comentarios y las discusiones sobre el video fueron en su mayoría sexuales y relacionados con su apariencia.

En una entrevista con The Washington Post, la famosa saltadora con pértiga dijo que «incluso si nada de eso es ilegal, todo se siente realmente degradante». Ella mencionó cómo su arduo trabajo como saltadora con pértiga parecía que ni siquiera importaba, porque nadie la veía como una atleta.

Símbolo sexual

La revista alemana Der Spiegel, que escribió una historia sobre Allison Stokke, señaló que se había convertido en un «símbolo sexual contra su voluntad». La atención tuvo un efecto psicológico en esta estudiante de secundaria. Stokke dijo que encontraba su nueva popularidad «espeluznante y un poco aterradora», y comenzó a tener más cuidado al cerrar las puertas detrás de ella.

Llegó a la universidad

Terminó en octavo lugar en los campeonatos nacionales juveniles en su último año de secundaria. Pero los reclutadores universitarios podrían decidir que la atención que habría sobre ella sería algo que no pudieran manejar y no buscar tenerla entre sus equipos. Esperó y esperó una oferta, hasta que finalmente decidió tomar una decisión que cambiaría su vida.

Allison Stokke decidió asistir a la Universidad de California, Berkeley. La universidad le ofreció una beca deportiva para competir como saltadora con pértiga en su programa de atletismo.

En su primer año en UC Berkeley, la superestrella del atletismo rompió el récord de estudiantes de primer año de la escuela con un salto de 4,11 metros (13 pies, 5 ¾ pulgadas).

Rio de Janeiro, Brazil

En su segundo año de universidad, Allison Stokke había agregado otras cuatro pulgadas a su mejor marca personal de salto con pértiga. Pero a pesar de sus mejoras, la ex estrella terminó octava en el Pac-10 Championships y séptima en el MPSF Indoor Championships. Por primera vez en su carrera de salto con pértiga, Allison Stokke no estaba cerca de la cima en sus eventos.

En su tercer año, la saltadora con pértiga vio otro octavo lugar en el Campeonato Pac-10, pero esta vez, ni siquiera se clasificó para el Campeonato de la NCAA. Parecía como si Allison Stokke ya había alcanzado su punto máximo. ¿La carrera de la ex superestrella de la escuela secundaria como saltadora con pértiga finalmente estaba llegando a su fin?

Buscó el sueño olímpico

Con su carrera universitaria dejada de lado de forma momentánea, Allison decidió centrar su atención y concentrar sus esfuerzos en competir en los Juegos Olímpicos de Londres. En 2012, alcanzó un nuevo récord de vida de 4,36 metros (14 pies, 3 ½ pulgadas).

La marca demostró que Stokke tenía muchas posibilidades de clasificarse para los Juegos Olímpicos. Todo lo que necesitaba era superar esa altura. Continuó trabajando en una posible candidatura olímpica y finalmente logró clasificar para las pruebas olímpicas de Estados Unidos de 2012. Con la posibilidad de alcanzar la gloria olímpica en su deporte, Stokke fue a las pruebas. Pero cuando llegó, sucedió algo inimaginable.

Sorpresa negativa

Cuando compitió en las pruebas olímpicas de EE. UU. de 2012, sucedió algo que nadie podría haber visto venir. En las pruebas, Allison no pudo ni siquiera superar la altura de apertura de 4,25 metros (13 pies, 11 ¼ pulgadas). Las esperanzas de la superestrella del atletismo de representar a su país en el escenario más grande del mundo fueron aplastadas. Allison Stokke ya no parecía tener lo necesario para competir como atleta profesional en su futuro. Sin una trayectoria profesional obvia en su futuro inmediato, ¿Qué le depararía el futuro?

Recibió ofertad para ser modelo de ropa deportiva, pero el salto con pértiga aún era parte importante de su carrera. Comenzó a trabajar con GoPro, grabando una serie de videos de su salto con pértiga con la cámara conectada a su poste.

Aunque no ocupó un lugar destacado en las clasificaciones nacionales, continuó en competencia de forma regular a nivel nacional. n 2016, terminó en octavo lugar en la competencia de alto rendimiento OTC de Chula Vista. Mejoró aún más el año siguiente, alcanzando el tercer lugar en el Austin Longhorn Invitational 2017.

Le llegó el amor

2017 fue un año de grandes cambios, mientras continuaba modelando y compitiendo en el salto con pértiga, la ex joven superestrella comenzó a salir con otro atleta profesional: el golfista Rickie Fowler. En 2018, Fowler le pidió a Allison que fuera su esposa. La poderosa pareja atlética se comprometió para casarse y se preparó para pasar el resto de sus vidas juntos y felices para siempre. Dejó de saltar con pértiga por completo. A fines de enero de 2019, publicó un video de su salto con pértiga en Instagram: era la primera vez que se subía algo luego de un año. Un mes después, Rickie Fowler ganó el Waste Management Phoenix Open. Fue su quinta victoria en el PGA Tour, y la primera desde que él y Allison Stokke comenzaron a salir.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *