El 21 de marzo es el Día Internacional del síndrome de Down, una fecha designada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en diciembre de 2011 para recordar la dignidad de las personas con Síndrome de Down. El citado organismo destaca que, a nivel mundial, una persona de cada 1.000 nacidas en el mundo tiene esta condición genética, que comprende, entre otras características la discapacidad intelectual o una mayor incidencia de enfermedades cardiacas. Gracias a los avances médicos y sociales, la inclusión de estas personas es cada vez mayor y la esperanza de vida ha aumentado considerablemente para todos ellos: en la actualidad, cerca del 80% supera los 50 años.

Fecha escogida radica en que se trata del día 21 del mes número tres, lo cual simboliza la trisomía del cromosoma 21, originaria del Síndrome de Down. El síndrome de Down debe entenderse como una condición genética, en ningún caso como una enfermedad que repercuta en el individuo en todas las acciones y actividades de su día a día. Uno de los motivos principales de la celebración de esta fecha es recordar que las personas con síndrome de Down pueden tener  autonomía, independencia y libertad en lo que respecta a la toma de decisiones.

En el deporte tiene dignos representantes con esta condición. Dunia Camacho, Bárbara Wetzel, Chelsea Werner, Jon Stoklosa y Mikael Undrom. De Puebla tenemos dos atletas destacados, Eloísa Alejandra Mosqueda Dávila y Jesús Alejandro Guzmán, quienes incluso son novios. Son medallistas de los Juegos Nacionales de la Inclusión y de Protección al Menor para Atletas con Síndrome de Down y Autismo en Fresnillo, Zacatecas, también de ese año.

DUNIA CAMACHO: Es una nadadora mexicana, fue mutlimedallista en el Mundial de Natación de Deporte adaptado, logrando colgarse nueve preseas en Nueva Escocia, en las modalidades de 800 metros libres, 100 metros libres y 50 metros libres. Actualmente, con 30 años, la atleta pudo superar la falta de recursos para el Deporte Adaptado en México y entregar buenas cuentas en sus diversas competencias. Camacho ha mostrado sus habilidades acuáticas desde los nueve años.

BÁRBARA WETZEL: Bibi es multimedallista mexicana a su corta edad en la modalidad de gimanasia, en 2015 se colgó tres medallas en los Juegos de Trisomía celebrados en Italia. Wetzel entró a hacer gimnasia para fortalecer sus músculos y desarrollar su capacidad motora, pero muy pronto descubrió su talento en esta disciplina. Con tan solo 16 años es una de las jóvenes promesas en el deporte adaptado en México.

CHELSEA WERNER: Con 27 años Chelsea Werner, nacida en Danville, California ha roto barreras para personas con Síndrome de Down. Ha sido medallista en gimnasia, además de modelo para la compañía de ropa H&M demostrando que la belleza y la calidad no tienen límites.

JON STOKLOSA: Nacido en Newark, Nueva Jersey, Jon Stoklosa es un halterofilista estadounidense de 31 años que asombra a propios y extraños con el peso que puede levantar. Stoklosa fue introducido al Salón de la Fama de Delaware para personas con Síndrome de Down. Jon puede levantar hasta 182 kilos en banco, siendo este su record personal, entrena siempre con una sonrisa en la cara probando que la motivación de superación es mayor que cualquier excusa.

MIKAEL UNDROM: El británico practica ski, aprendió el deporte a los cuatro años y además cuenta con la carrera de chef. Inicialmente iba a practicar atletismo, sin embargo, al descubrir que el ski también se practicaba en las Olimpiadas Especiales Undrom decidió inclinarse por éste. En su palmarés cuenta con dos medallas de oro, participó en los Juegos de Trisomía en Italia en el 2016. Sin duda ellos son algunos ejemplos de los grandes deportistas con Síndrome de Down que pueden ser y un ejemplo de superación.

Por admin

Deja un comentario