Ha sido considerado como el mejor tenista juvenil mexicano, por su fulgurante desempeño en tenis internacional. Figuró como número 2 en el ranking ITF.
Fue en 1983, a sus 14 años cuando gozó las mieles del triunfo al alzarse con el título del prestigioso Orange Bowl, derrotando en la final al estadounidense Andre Agassi, quien años después se convertiría en figura mundial.


Eduardo poseía un gran talento y a Agassi lo tenía bien estudiado, pues dos años antes ya lo había vencido en los Torneos de Dallas, Texas y en la Copa Rólex, en Nueva York.
Ese año fue el mejor de su carrera, pues tiene marca de no haber perdido un solo partido en los torneos que participó. En 1984 se convirtió en Campeón Juvenil Mexicano.
Al año siguiente en una final inédita jugada por mexicanos, Vélez disputó en la Catedral del Tenis el título de Wimbledon Junior, donde fue superado por Leo Lavalle 6-4, 6-4.
Sería en 1986 cuando nuestro personaje se consagraría campeón de Wimbledon Junior, registrando solamente un set en contra en todo el torneo, superando al español Javier Sánchez Vicario, 6-3, 7-5. Meses después Javier sería el monarca de sencillos y dobles del US Open Jr.
Desafortunadamente en 1989 aparecieron las lesiones. Lo operaron de la rótula izquierda con éxito, pero luego se lastimó la espalda y ya no pudo continuar su carrera.
Eduardo perteneció a la generación de Leonardo Lavalle, Jorge Lozano y Agustín Moreno.
En la actualidad se dedica a la enseñanza del tenis en su natal Monterrey.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *