Si queremos dar un ejemplo claro de cómo se ve la resiliencia podemos contar la historia de Gallos Negros en la temporada 2022. Todavía les falta, quizá, el partido más importante, pero lograron lo que nadie imaginó.

El cambio de sede y de imagen para el staff que conforma hoy en día el equipo de Querétaro vivió su proceso de adaptación y aunque desde un inicio se notó el apoyo de los franquiciatarios el poner todo en marcha tomó su tiempo; bien dicen que los cambios también son buenos.

El kickoff en Tijuana les dio una sólida victoria 33-9 vs Galgos, demostrando que todavía prevalecía el ADN campeón del 2019 en la mayoría de los jugadores, sin saber que regresando a casa estarían viviendo una de los momentos y una temporada con mayor oscuridad.

No solo fue la situación deportiva en Querétaro, ajena al equipo o la liga, provocando un cambio de fecha para el partido planeado en la semana lo que empezó a agitar los vientos en Gallos, posteriormente se anunció la salida del quarterback Diego Pérez Arvizu lo que los llevó a integrar al novato Yareth Rincón (#19) y a Marco García (#18) – ex quarterback bicampeón en Mayas- al equipo con la temporada ya avanzada.

En Saltillo ocurrieron adversidades y se vieron con la urgencia de inciar con el quarterback novato. Aunque se mantuvieron en la batalla la primera mitad, Dinos sacó la victoria 24-10. Las circunstancias en contra flujo apenas comenzaban.

García tuvo su debut dos semanas después al enfrentar a Fundidores como partido inaugural en Querétaro. Las defensivas se portaron a nivel, pero no contemplaban lo letal que sería la llegada del receptor del Reino de Fuego, Torin Justice (#15), lo que les dio una segunda derrota 13-10.

Para el cierre de la temporada, la  ofensiva seguía sin carburar los suficiente y aunque la defensiva lograba hacer la mayoría del trabajo, todavía no se encontraba la sinergia suficiente lo que los llevó a cerrar con tres derrotas más, de manera consecutiva (Mexicas 16-11, Reyes 19-12 y Raptors 28-19) y todas con una última entrega de balón cuando estuvieron cerca de meterse al partido.

Aunque el ambiente estuvo tenso en casi todas las jornadas, los jugadores guiados por el head coach Felix Buendía, nunca perdieron la esperanza, tratando de convencerse de que lo mejor estaba por venir y correctamente los playoffs significaban una segnda oportunidad de hacer bien las cosas…dicho y hecho, el sol empezó a salir para Gallos.

Con un mejor ritmo, pero sobretodo actitud, llegaron al Estadio Jesús “Palillo” Martínez para vencer, sobretodo mantener, lo más que se pudiera esa ventaja de 7 puntos sobre Mexicas, dejando el marcador 14-7 y una semana más con vida para el equipo de Querétaro.

El reto fue aumentando con la llegada a Saltillo en la semifinal, pero las oportunidades de conseguir la victoria estaban ahí en la mesa. El partido inició tenso y con muchas circunstancias contraproducentes para los visitantes, pero los pequeños errores de Dinos fueron altamente aprovechados para empezar a generar las jugadas necesarias. No solo lograron meterse al juego, sino le dieron la vuelta al partido con 18 puntos sin respuesta y de manera inimaginable consiguieron el boleto a la gran final.

Lesionados, bajas, planes forzados, desmotivaciones, falta de ritmo, días muy oscuros fueron los que vivieron los Gallos en el trayecto al Tazón México V y definitivamente conectaron en el momento más importante.

Gallos Negros cerró temporada con mayor producción por la vía aérea (930yds), pero siendo amenazadores por la via terrestre con 6 touchdowns registrados (4 de Emilio Chávez #25 y 2 de Luis Tinoco (#4).

En cuanto a la defensiva, José Paniagua (#93) está ubicado dentro del top 5 en sacks con 6 capturas, también tiene registrados 2 forced fumbles y 2 fumbles recuperados y aunque la defensiva permita muchas yardas aéreas, tienen a Fernando Espinoza (#6) con 4 intercepciones y a Juilio Obregón (#14) con un pick six en la temporada.
No es trabajo de uno, es trabajo de todos y desde un inicio se notó el nivel de jugadores que poseen, inclusive los resultados fueron sorprendentes en un modo negativo, pero ahora están sorprendiendo con los triunfos en playoffs.
Hace falta el gran juego en Tijuana, pero sin duda han demostrado no ser el caballo negro de la liga, sino ser los Gallos Negros de la LFA ¿Qué hazaña lograrán en el Tazón México V?

Deja un comentario