El ‘Coloso de Santa Úrsula’ dejó de lado el futbol para convertirse en la casa de Julio César Chávez el 25 de febrero de 1993. El campeón mexicano se enfrentó al norteamericano Greg Haugen, a quien derrotó por nocaut técnico para retener su título de campeón de peso superligero del CMB y sumó su victoria número 85 en el pugilismo profesional. Aquel combate fue presenciado por 132 mil personas, cifra récord para un encuentro de boxeo.

Por admin

Deja un comentario