En los inicios del fútbol americano moderno la posición de fullback, o corredor de poder en español, era una de las más importantes en las ofensivas de los equipos. En una época donde el juego terrestre dominaba e imponía su voluntad ante las defensivas esta posición era una de las más fundamentales para arrastrar a las defensivas.

Nombres como Jim Taylor, Larry Csonka, Rocky Bleier, John Riggins o Christian Okoye serán nombres familiares para aquellos que siguen a la NFL desde sus inicios y fueron enormes jugadores en su momento.

Taylor fue de los primeros empacadores campeones de Súper Tazón y bloqueando para Bart Starr, Csonka fue parte de los icónicos Delfines del 72′, Riggins fue campeón y JMV del Súper Tazón o a «La pesadilla Nigeriana» Christian Okoye con los Jefes de Kansas City.

Cada vez son menos los equipos que utilizan a un jugador para esta posición específica, ofensivas más abiertas y el predominante juego aéreo han hecho que esta posición sea cada vez menos utilizada.

Más recientemente Mike «el tren» Alstott fue clave para el primer trofeo Lombardi de los Bucaneros en el 2002, Vonta Leach se convirtió en uno de los mejores Cuervos en la historia de Baltimore con esa posición y actualmente el egresado de Harvard, Kyle Juzczyk le está dando una nueva dimensión a la posición siendo parte de los 100 mejores jugadores de la NFL. ¿Qué sigue para el corredor de poder en la actualidad?

Carlos Arturo Ávila Díaz

Por admin

Deja un comentario