Recientemente me di a la tarea de indagar sobre qué y cómo la están pasando los niños durante el confinamiento con respecto no solo a la vida diaria “en la nueva normalidad”, si no también a la práctica deportiva y la vida social de los infantes.

Antes de iniciar con la información recopilada, deben saber que este trabajo confisco mi alma, me hizo sonreír muchísimo y me dio la oportunidad de empatizar con niñas y niños de diversas edades, intereses e incluso, estados del país, por eso agradezco la disposición de las madres y padres que me regalaron tiempo y atención para desarrollar las entrevistas, pero sobre todo a las niñas y niños que me contaron con lujo de detalles lo que viven día a día, lo que les apasiona, lo que perciben, lo que anhelan, lo que sienten, gracias, infinitas gracias.

Iniciare diciendo que no deja de sorprenderme la gran labor que hacen las madres de familia con respecto a las clases académicas virtuales, ya que solo Vale de 9 años de edad; propio de su capacidad e independencia, comento que era responsable de su propio aprendizaje, sin embargo, los pequeños de 4 hasta 8 años, eran supervisados durante la clases por sus madres o bien, eran ellas quienes aplicaban la planeación y la metodología de enseñanza, no cabe duda que, nuestra sociedad, no sería lo mismo sin mujeres comprometidas con sus hijas e hijos, tienen todo mi respeto y admiración.

Descubrimos también que en todos los casos, las clases eran entretenidas, por lo que celebro también la labor docente, una actividad que en estos momentos, ha demostrado, que es más que dar una clase, es empatizar con las y los estudiantes, aprender y dominar más de un modelo de enseñanza y para mi particular punto de vista el más importante, ser creativo, despertar interés por la curiosidad y lograr que de los infantes se aprovechen del conocimiento, sin embargo la duración de algunas clases virtuales es excesiva, comprometiendo uno de las tareas más importantes de salud nacional, que es erradicar el sedentarismo y la obesidad.

Llego el momento de hablar de actividad física y deporte, por supuesto que no pretendo atacar al gremio de Educación Física porque conozco todas las dificultades del quehacer docente virtual en el tema de la motricidad humana, desde carencia de espacio, materiales, calidad de la conexión a internet y más importante aún, el aprendizaje kinestésico. Sin lugar a dudas, la clase de educación física, ha sido y será, si me permiten la presunción, la clase más gozada, esperada y querida por el alumnado y no porque “solo salgan a jugar” o a “patear un balón”, sino porque el niño puede aprender a través del juego y de las experiencias que su cuerpo percibe, ahí está la magia, y eso hace tan entrañable esta clase.

Es un reto para nuestra niñez tomar clases virtuales de educación física, pero es aún mayor la dificultad para aquellos que dejaron por completo la práctica de algún deporte de iniciación. No solo extrañan el espacio donde practicaron futbol, natación o hasta parkour, también entrañan la convivencia con sus amigas y amigos, incluso extrañan a sus personas no tan favoritas.

Las entrevistas realizadas me llevaron confirmar algo que siempre he creído, “No hay nada más contagioso que el ejemplo”, si, ya sea para bien o para mal, las y los niños repiten nuestros comportamientos y hábitos. Me dio mucho gusto escuchar de propia voz de las y los entrevistados, la alegría con la que expresaron que realizaban actividad física o deporte con sus madres o padres, por lo que encuentro vital que seamos los adultos quienes contagiemos a nuestras hijas e hijos a desear hacer ejercicio no como obligación ni para mantener un cuerpo estético, sino para jugar, divertirse, ser más felices y por supuesto más saludables.

Sabemos de sobra que durante esta contingencia es muy importante cuidarnos, quedarnos en casa, evitar aglomeraciones y llevar a cabo todas las medidas preventivas para evitar contagios, pero de acuerdo con nuestros expertos en diversión, emitiré un listado de acciones y actividades que podremos realizar con nuestras niñas y niños:

1.- ¡Bailen! Está comprobado que el baile, ayuda a mejorar el ritmo, la coordinación, lateralidad y la expresión corporal. No importa si sabemos pasos de coreografías o no, no importa si lo hacemos al ritmo de zumba, Just Dance o solo el play list que suena el tu dispositivo, solo encárgate de disfrutar el ritmo de la música y de promover su práctica continua. Les dejo un link que los ayudará con esta tarea.

2.- Salgan a rodar de noche y muy temprano. Para evitar las aglomeraciones y disfrutar de un paseo novedoso, opta por rodar en horas en las que no esté muy concurrido el lugar, calle, parque, ciclopista etc. No olvides verificar que tengas los aditamentos adecuados, casco, luces traseras, lámpara, luces reflejantes etc. Prevenir siempre es importante mientras disfrutas de un excelente ejercicio.

3.- Crea un circuito ecológico. No necesitas ser un experto en deportes, solo necesitas tener muchas creatividad para aprovechar los espacios disponibles de tu casa, busca que tus infantes puedan trasladarse de diversas formas, saltando, rodando, gatenado, etc, para llegar a una meta, regar una plantita, clasificar residuos o hacer composta. De una manera divertida lograrás que hagan ejercicio y además que contribuyan al compromiso social con nuestro medio ambiente.

4.- Cocinen juntos. Preparar los alimentos es una labor titánica y conlleva mucha responsabilidad, pero con base en la edad, deleguemos responsabilidades a las niñas y niños de nuestra casa para que colaboren en la preparación de los alimentos que comerán, aprovecha este tiempo para explicar la importancia de comer ciertos alimentos y no olvides poner frutas y verduras en el menú. Personas mejor alimentadas son personas más saludables.

5.- ¡Escúchalos! La niñas y niños han desarrollado una gran habilidad para expresarse, date tiempo para saber cuáles son sus necesidades, preocupaciones y sentimientos, no percibimos la vida de la misma forma; ocúpate de atender sus inquietudes.

 6.- Demuestren su cariño. Abrazar, acariciar y expresar palabras de amor son la mejor inversión para una Inteligencia Emocional desarrollada, no hay límite en las dosis de afecto, en estos momentos de tantas preocupaciones, los abrazos reconfortan el alma y el cuerpo.

Deseo que las recomendaciones les sirvan para disfrutar tiempo de calidad con las niñas y niños de sus casas, sean tus hijas o hijos o no, es responsabilidad de todos, hacer para ellos un confinamiento más divertido y benefico para su salud, menta, física y emocional.

Honremos este mes de las niñas y los niños con verdadero compromiso para su felicidad. Abrazos a distancia.

Pao León.

Por admin

Deja un comentario