El 27 de diciembre de 1957 nació Pipino Isidro Cuevas González es un excampeón mundial de boxeo en la división de peso wélter. Poseedor de un poder de puños impresionante, ganando muchos de sus combates antes del límite.

Es uno de los más grandes noqueadores mexicanos de la historia. Dueño de una pegada paralizante, Pipino desplegaba sobre el ring el estilo mexicano de boxeo. Frontal, incesante, agresivo.

Fue también un peleador precoz, pues debutó en 1971 a la tierna edad de 13 años y 10 meses. Ese día cayó noqueado en la Arena Coliseo de la Ciudad de México. Sin embargo, su primera coronación fue igual de precoz, pues a los 18 años y seis meses noqueó de forma espectacular a Ángel Espada en Mexicali para ceñirse el campeonato mundial welter de la AMB.

Era un noqueador de época. De los 35 triunfos que tuvo en su carrera, 31 llegaron por la vía del nocaut. Tenía poder de pegada en ambas manos, pero el gancho de izquierda era único, destructivo.

Mandatory Credit: Photo by Elizabeth Richter/AP/Shutterstock (6591660a) World Boxing Association welterweight champion Pipino Cuevas of Mexico works out at Gleason’s Gym in New York, . Cuevas, 22, is training for an upcoming title bout against Thomas Hearns in Detroit in August Cuevas Training 1980, New York, USA

Apalancamiento y torque fueron la clave del éxito de Cuevas con su gancho. Sus mejores ejecuciones fueron compactas y llegaban a su destino a una velocidad y fuerza sorprendentes, como aquel con el que consiguió el primer nocaut sobre Scott Clark en su pelea titular de enero de 1979. Muchas ocasiones, sin embargo, Cuevas lanzaba el gancho en arcos pronunciados pero incluso esos llevaban tremenda potencia y provocaban daños horribles que enviaban a los oponentes, no solo a la lona y al vestidor, sino también al hospital.

Ángel Espada, a quien Cuevas le ganó el título a los 18 años para convertirse en el campeón más joven de la historia en la división welter, sufrió fractura de mandíbula tanto en su segunda como en su tercera pelea mientras que Harold Weston se llevó rotura de costillas además de la mandíbula también fracturada. El ex campeón Billy Backus se retiró luego de que los ganchos de Cuevas le fracturaran el hueso orbital del ojo. Historias como estas fueron las que convirtieron a Cuevas en uno de los más temibles peleadores del mundo a finales de los 70s. En 12 peleas por el campeonato mundial, solo Randy Shields logró aguantar los 15 rounds.

Pipino Cuevas le tocó vivir en una época de gigantes, y a un grande solo lo puede derrumbar otro grande. La derrota más dolorosa en la carrera de Pipino llegó en 1980, cuando buscaba la duodécima defensa del campeonato mundial welter de la AMB.

Ese día se enfrentó a otro noqueado de leyenda, Thomas Hearns. El gancho de izquierda de Cuevas era destructivo, pero la derecha de Hearns era letal. Un enorme derechazo de Hearns impactó a Pipino en la mandíbula en el primer round, permaneció un instante noqueado de pie, desconectado, hasta caer a la lona.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *