Los Juegos Panamericanos Lima 2019 fueron un momento muy importante en la carrera de la tiradora mexicana Gabriela Rodríguez Garza quien logró el boleto a sus primeros Juegos Olímpicos, un evento para el que ha trabajado a lo largo de muchos años, esto con el deseo de hacer el mejor papel y pese a las complicaciones del 2020, derivadas de la pandemia, el saber que la cuenta regresiva rumbo a ‘Tokio 2020’, se hace cada vez más corta, la llena de motivación y considera este hecho como “una experiencia completamente diferente que nunca antes me ha tocado vivir”.

“Me siento muy emocionada, he estado entrenando y compitiendo desde hace muchos años que llevo tirando para ese momento; también me siento preparada y contenta de tener la oportunidad de poder competir a esa magnitud”, expuso.

La originaria de Saltillo, Coahuila, especialista en la modalidad skeet, tuvo su última competencia en marzo del año pasado en la Copa del Mundo en Chipre, antes de que el covid-19 paralizara al mundo deportivo, por lo que ansía que este 2021 se puedan retomar las competencias y así tener su primera parada en la Copa del Mundo en Egipto el próximo mes, pues destacó que los atletas necesitan fogueo y práctica constante antes de la cita que se aplazó en Japón.

“Estamos ya en el año olímpico y que se acerquen las fechas me hace sentir contenta, aunque no pude competir todo este tiempo mantuve mis entrenamientos y mi nivel; deseo tener la oportunidad de prepararme como yo quisiera involucrando competencias internacionales y hacer el papel que estoy esperando en Juegos Olímpicos, de poder meterme a la final y subir al podio”, comentó.

“El 2020 estuvo complicado, no se pudo salir y aunque los Juegos se pospusieron y haya sido, entre comillas, más tiempo de entrenar realmente no se pudo hacerlo en forma ni tener fogueo, por eso deseo muchísimo que este año ya se pueda porque es necesario tener esa experiencia previo a Tokio”, puntualizo.

Tras 10 meses con eventos pausados, Gabriela Rodríguez, que también es psicóloga clínica de profesión, sabe de la importancia de mantenerse a tope con sus entrenamientos, los cuales realiza de cinco a seis veces por semana y los alterna entre Monterrey y Saltillo; de la mano de su entrenador, Mauricio Flores, y su psicóloga deportiva, ha salido avante con ejercicios simulando competencias, lo que la ha llevado a tener mejor trabajo sobre su acciones y emociones.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *