Llevó a su novia como parte de la delegación mexicana a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, Brasil, en 2016.

La secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval Ballesteros, informó que tras un exhaustivo procedimiento de responsabilidades se determinó imponer la sanción de inhabilitación para desempeñar empleos, cargos o comisiones en el servicio público por un periodo de 10 años a Alfredo Castillo Cervantes ex director general de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) de la administración de Enrique Peña Nieto.

Se detectó que el exfuncionario, quien también fuera comisionado para la Seguridad y Desarrollo Integral en el Estado de Michoacán, faltó a la verdad en sus declaraciones de situación patrimonial de tres años: de 2014 a 2016, omitió declarar seis cuentas bancarias a su nombre y al de su cónyuge, en las que en total tenían más de 18 millones 300 mil pesos.

Castillo Cervantes fue uno de los hombres más cercanos al ex presidente Peña Nieto, incluso desde que éste fue gobernador del estado de México.

Comenzó su trayectoria en 2002 como asesor del entonces procurador general de la República, Rafael Macedo de la Concha, también pasó por la extinta Agencia Federal de Investigación y posteriormente como director de servicios de seguridad privada en la Secretaría de Seguridad Pública federal.

Fue subprocurador del estado de México durante el gobierno de Peña Nieto. En ese cargo fue el encargado de las investigaciones por el caso de la niña Paulette Gebara Farah, quien en marzo de 2010 presuntamente desapareció de casa de sus padres y ocho días después apareció muerta en su propia habitación, envuelta en sábanas y entre el colchón de su cama, caso que a la fecha sigue generando dudas.

Ya con Peña como mandatario federal, Castillo Cervantes fue nombrado primero como titular de la Procuraduría Federal del Consumidor; un año después, al surgir el conflicto de las autodefensas en Michoacán, se le envió como comisionado para la Seguridad y Desarrollo Integral en ese estado, cargo que ostentó por poco más de un año y en el que lejos de resolver el conflicto, lo empeoró.

Ante su fracaso en Michoacán, en abril de 2015 Peña Nieto lo «premió» al nombrarlo titular de la Conade, donde se le señalaron varias irregularidades incluso por la Auditoría Superior de la Federación, entre ellas la compra de persianas por 14 millones de pesos, operaciones fuera de la normativa de las Reglas de Operación del Programa de Cultura Física y Deporte al entregar apoyos sin adjudicación y formalización de contratos; o la no justificación de más de 11 millones de pesos en apoyos especiales y ordinarios a varios atletas.

También se le señaló de haber llevado a su novia como parte de la degelación mexicana a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, Brasil, en 2016. Ante esas denuncias, Castillo reconoció que se trató de una “imprudencia” y aseguró que no usó recursos públicos para el traslado y estancia de su pareja a la justa deportiva.

Y ahora?…..

Por admin

Deja un comentario