DeporPuebla, el enfoque estadístico del deporte, la columna de Ricardo Hernández Esparza.


Por segundo torneo consecutivo, los Camoteros del Puebla pasan lista de presente en los cuartos de final del fútbol mexicano, hoy llamada Liga Mx, una situación que no vivían los aficionados de la franja desde hace doce años, de ahí que se entienda perfectamente la gran expectativa que ha generado el equipo dirigido por Nicolás Larcamón entre la sufrida fanaticada angelopolitana.

Un Clausura 2009, brillante.
Fue en el ya lejano año de 2009 cuando, en el Torneo de Clausura y bajo el mando de José Luis Sánchez Solá “El Chelís”, Puebla avanzó a la liguilla como tercero de grupo y quinto de la tabla general con 26 puntos, gracias a su registro de 7 triunfos, 5 empates y 5 descalabros, enfrentando en los cuartos de final a Rayados de Monterrey, al que se le venció 3-1 en el juego de ida celebrado en el Estadio Cuauhtémoc para concretar el pase a semifinales con un empate a dos tantos en la vuelta disputada en el Estadio Tecnológico. Era la franja de Villalpando, Acosta, Davino, Noriega, Osorno, Ayala y Álvaro González, entre otros.
Ya en semifinales, a los Camoteros les correspondió medirse a Pumas, que concluyeron la fase regular en el tercer puesto de la tabla general, perdiendo en la ida celebrada en el Cuauhtémoc por dos goles a uno, pero en la vuelta, para sorpresa de muchos, al minuto 30 Puebla ya ganaba 2-0, lo que le representaba en ese momento contar con el pase a la final.
Tristemente, cuando el compromiso agonizaba en Ciudad Universitaria, vino aquel centro largo al área poblana que encontró el remate de Darío Verón, sepultando con su gol, el deseo de los aficionados poblanos por ver a su escuadra en la final.

El Apertura 2009, repite liguilla.
Nuevamente bajo la dirección de El Chelís, Puebla avanzó a cuartos de final por segundo torneo en fila, como cuarto del grupo dos (se jugaba en tres grupos de seis equipos cada uno) y séptimo de la tabla general, tocándole enfrentar al segundo de la clasificación, Cruz Azul, contienda que seguramente muchos de ustedes recuerdan por el espectacular empate a cuatro que se registró en el Cuauhtémoc en el choque de ida en una fría noche de noviembre, definida con tantos camoteros de Nicolás Olivera, Alejandro Acosta, Nicolás Vigneri y Jared Borgetti, concretando por la máquina Melvin Brown, Gerardo Torrado y dos de Jaime Lozano, hoy técnico de la olímpica.
Y en la vuelta, también en un compromiso de muchos goles, la máquina derrotó a la Franja 3-2, con goles celestes de César Villaluz, Julio Domínguez y Fausto Pinto, descontando por los angelopolitanos Nico Olivera con dos tantos, concluyendo así la participación de la escuadra enfranjada que no volvería a avanzar a una liguilla hasta el 2015.

¿Verdad que recordar es volver a vivir? Pues esa fue la última vez que Puebla ligó dos participaciones en liguilla.
¿Qué nos depara el destino en este Guardianes 2021? Falta muy poco para saberlo, pero ya estaremos escribiendo de ello la próxima semana.

Por hoy es todo. Nos encontramos en este espacio la próxima semana. Mi twitter es @DeporPueblaRHE. Hasta entonces.

Deja un comentario