*Con vuestro permiso, 90 Minutos la columna

Tal vez usted piense que el primer tema de esta entrega nada tenga que ver con el futbol, pero indirectamente en algunas situaciones si abarca porque al tratarse de agua, no deja de importar al balompié. Mire usted, con motivo de la gira de la fayuca, nos dimos una vuelta un día completo al país vecino, usted sabe, las infaltables compras en los llamados outlets, pero en nuestro caso también nos dimos la oportunidad de atender una invitación de un paisano que radica hace muchos años en San Diego, razón por la cual no asistimos a los partidos en Tijuana.

Nos hizo el favor de ir hasta San Isidro, de donde con maleta llena nos fuimos a su casa en San Diego. Hacía años que no nos veíamos y por lo tanto ni por asomo nos acordábamos del todo muy bien de su casa, la que como la de muchos otros paisanos que viven en esa zona, cuenta con alberca, unas más grandes que otras. Lo único que recordábamos era su muy bien cuidado jardín frontal que sin duda le daba una vista muy agradable. Dijimos era, porque cuando llegamos nos encontramos con una loza de concreto. Sí el pasto y algunas flores habían desaparecido.

Desde luego, fue tema de muchas horas de plática, en este asunto se centró en el agua. Nuestro anfitrión nos dio una amplia explicación del porque no solo desapareció su jardín externo y solo dejó en pie el externo en su patio trasero que le da un agradable aspecto a la zona de la alberca. Pasto y flores, sin duda alguna que son un manjar para la vista de cualquiera.

Mire usted, el tema del agua es muy delicado en el estado de California al cual pertenece San Diego. Con el paso de los años las leyes en ese país en relación al uso del agua doméstica se han vuelto más estrictas, tanto así que hay horarios que cumplir si de regar los jardines se trata. Solo en determinadas horas por la mañana o por la tarde casi al anochecer, al agua se puede utilizar para ese fin. Las autoridades, como en todos lados, tienen la cuenta del volumen de agua que se utiliza en cada casa, pero contrario a lo que sucede en México, allá cuando se nota un consumo más arriba de lo normal investigan, cuando ven que escurre por la banqueta así la calle, se presentan para ver por qué se esa irregularidad.

Y ¿sabe usted qué?: todos quien rompan las normas o reglas sobre el uso del agua, son objeto de fuertes multas. Irrevocables, sin excusa ni pretexto. Sí, donde más les duele. Allá, parques, jardines y campos deportivos, son regados bajo la misma norma, además, nada de magueritas o manguerotas, deben contar con sistemas de riego eficientes, con la cantidad de aspersores suficientes de acuerdo con la superficie a regar. En cuanto a las albercas, déjenos decirle que nunca les cambian el agua, no la tiran pues, simplemente utilizan bombas que “chupan” el agua, la pasan por un filtro y la regresan a la alberca. Sí como muchos en Sinaloa, pero acá en otros aspectos, nos pasamos por el arco del triunfo las recomendaciones para cuidar el agua.

Mucha gente lava sus autos a “manguerazo limpio”, en lugar de utilizar una cubeta, riega matas y jardines en horarios inapropiados y con más agua de la que necesitan, hasta lavan la banqueta y no hay autoridad que imponga la ley simplemente porque se requeriría un ejército para ello. El único remedio es que hagamos conciencia como ciudadanos sobre la cada vez más difícil sequía que agobia al estado. Desde este espacio, es lo más que podemos hacer o contribuir. Amigos futbolistas: difundan este mensaje.

Ahora al fútbol.

Solo para señalar que, sin duda alguna, habrá dos juegos mañana, que polarizan la atención de los aficionados: Pumas vs América y Chivas vs Atlas, se trata de dos clásicos. Al que más le urge ganar es a Chivas, pero felinos y cremas no cantan mal las rancheras, porque si bien Pumas no ha perdido, solo ha ganado uno de sus seis duelos y el América dos, pero en el mismo caso está el Atlas que solo cuenta con dos triunfos, y el rebaño sagrado simplemente no ha ganado uno solo.

Nos vemos la próxima semana

Antoniovelazquez13@hotmail.com

Por Antonio Velázquez Zárate

Columnista de Sinaloa

Deja un comentario