por Fernanda Mayen

Normalmente cuando hablamos de unidades siempre abordamos a la defensiva o a la ofensiva primero, pero pocas veces se habla de esta otra unidad que también requiere su horario en los entrenamientos e impacta de manera directa al desarrollo de juego. Me refiero a los equipos especiales.

Para la gente que desconozca la función de los equipos especiales son aquellos jugadores que están dentro del campo involucrados en una jugada donde se vaya a patear. Ya sea despeje, regreso de patada, punto extra o gol de campo.

Muchos podemos pensar que solo son jugadores corriendo de un lado a otro sin una función principal, pero el football está diseñado para que cada elemento cumpla una tarea y si es ejecutada de manera correcta traerá muchos beneficios.

Hay jugadores que se dedican a proteger al pateador que va a despejar el balón para evitar que sea tackleado dándole el tiempo y así logre encajonar al rival en la yarda 10, 5 o lo más pegado a la zona de anotación posible.

Por el otro lado, cuando se trata de un regreso (la función contraria al despeje), el jugador que recibe el balón – si no solicita la recepción libre-  debe de ser muy ágil y veloz para tratar de colocarlo lo más cerca del territorio rival y dejar a su ofensiva en una posición muy cómoda para atacar. Este trabajo no sólo requiere al “regresador”, sino también depende de sus otros compañeros para bloquear a los jugadores contrarios que buscan detenerlo.

Es un secreto a voces que no todos los entrenadores le dedican el tiempo suficiente e inclusive la estrategia necesaria para poder lograr un resultado positivo en estos escenarios, pero cada día es más evidente la importancia de una unidad “especial” con comunicación y total noción de lo que debe de hacer.

En un estudio de la temporada 2009 en la NFL los equipos especiales promediaron alrededor de 3,853 puntos o el 34% de lo anotado. En cuestión de despejes y regresos se registraron un promedio de 34 touchdowns en total. Probablemente la cifra haya aumentado gradualmente para estos años.

Descartando esas anotaciones de equipos especiales que cada vez es poco probable que suceda ¿Cuántas veces no hemos visto que la defensiva logra hacer safety gracias a la cercanía en la que están ubicados o lo complejo que le parece a la ofensiva rival cuando están dentro de su yarda diez? Por otro lado, ¿se han percatado cuántas anotaciones provienen de regresos ubicados cerca de medio campo?

Los equipos especiales sí importan, merecen ser atendidos, pero sobre todo reconocidos por todos nosotros.

Por admin

Deja un comentario