por Fernanda Mayen

En la temporada 2020 se habló mucho de la línea defensiva de Osos Toluca por ser la que más frenó el ataque terrestre o de la línea defensiva de Raptors que formó parte de la mejor defensiva de la temporada. Inclusive se habló de la línea de Mexicas por tener unas “bestias” a la defensiva, pero poco se habló del imponente frente nacional de Funidores.

Es importante mencionar que, además de la carnita asada, “los del norte” son conocidos por ser jugadores físicos. La línea defensiva de Fundidores es una de las más grandes de la liga en la actualidad.

Siendo más concretos, en la quinta temporada tenían a los jugadores con sello CFL, más los novatos, pero también nombres como Andrew Salas (número 7) o Alberto Dueñas (número 92) estaban en la fila listos para cazar cabezas. Diferentes generaciones, con diferentes trayectorias, pero igual de imponentes.

Quizá les faltó un poco más de tiempo para tener una mejor comunicación y poder dominar  de manera contundente, pero definitivamente existe una mejora ya que en el 2019 la línea defensiva generó 12 sacks y, a pesar de solo haber sido 5 jornadas en el 2020, igualaron el número de capturas.

Sin duda lo que sucederá en el 2022 es una incógnita, pero Fundidores sigue fiel a hacer de la línea defensiva algo de qué hablar, pues se incorporaron (vía Draft 2021) los linieros defensivos de Auténticos Tigres, Diego Ibarra y Rodolfo Guerra.

Con la posibilidad de añadir algún otro jóven jugador en el Draft del 2022 y el regreso de la mayoría al campo, solo nos queda esperar, pero sobretodo observar cómo se logra fusionar todo este talento para marcar la pauta y el orgullo nacional. 

Por admin

Deja un comentario