Cholula, Puebla, a 25 de junio de 2021.- Un fracaso es parte de la vida, pero ya pasó, no hay forma de cambiarlo y “si ya te caíste cómo le vas a hacer para levantarte, qué actitud vas a tener, cómo vas a asimilar eso que te pasó y lo que sigue, como decimos next play”, fue parte del mensaje de Diego Bedolla, otrora liniero ofensivo de los Aztecas de la UDLAP, en una plática con estudiantes sobre las enseñanzas dadas por el futbol americano para su futuro profesional.

Diego llegó a la Universidad de las Américas Puebla en 2013 gracias a sus dotes deportivos, arribó desde Cuautla, Morelos, dispuesto a demostrar su calidad, eso lo llevó a ser nombrado el Novato del Año en esa temporada, para después reforzarlo con un campeonato en 2013, 2014 y 2016, ser incluido en la escuadra ideal de la CONADEIP en cinco ocasiones y doblemente monarca mundial con la selección nacional mexicana en 2016 y 2018. Lastimosamente en 2019 concluyó su etapa con la Tribu Verde, dejando un ejemplo de entrega y lucha por vestir en cada partido el jersey número 51.

Durante esos seis años como Azteca enfrentó difíciles decisiones, adversidades y superó tragos amargos para ayudarlo a crecer profesional y personalmente. Como aquella de cambiarse de Nutrición a la Licenciatura en Comunicación y Producción de Medios en el segundo semestre, o de continuar su vida académica con una Maestría en Administración de Empresas. “Debemos ser conscientes de las capacidades de cada quien, a lo mejor vamos a querer tocar la flauta y no tener los talentos artísticos; entonces fui a un curso de orientación vocacional que la UDLAP otorgaba y me salieron tres opciones, revisé el plan y ahí fue cuando tomé la decisión”, explicó el liniero ofensivo.

Un hecho trascendental fue la tarde del 21 de noviembre de 2015, cuando la Tribu Verde llevaba un paso sólido y se topó con sus acérrimos rivales, ambos dieron fiera batalla en el emparrillado buscando llevarse el título de la CONADEIP, pero desafortunadamente para los Aztecas no fue un buen día. Ese juego marcó al Mtro. Bedolla, dejándole la gran instrucción de no lamentarse sino de enfocarse en lo siguiente, prepararse en competir en el siguiente año, porque las cosas pasadas no hay forma de cambiarlas. “Así va a ser la vida, vas a tener altas o bajas, a veces vas a ganar o a perder (el partido), fue una enseñanza tanto para mi como para las personas de decir somos un equipo mucho mejor, pero ellos supieron hacer bien las cosas”, manifestó el ex Azteca UDLAP.

Al egresar de la Universidad de las Américas Puebla fue visoreado por la NFL en 2019, a través de su programa internacional de jugadores; hizo las pruebas pero desafortunadamente no fue seleccionado y lejos de desmotivarlo lo alentó a buscar posibilidades en equipos profesionales de México. “El simple hecho de ser considerado en ese programa habla por sí solo del trabajo y de la carrera deportiva que tuve, si no se dieron las cosas no me iba a quedar a llorar, iba a buscar nuevas oportunidades y a seguir adelante”, exteriorizó Diego Bedolla.

Todavía antes de despedirse dejó dos mensajes: uno para la juventud de alentarlos a practicar un deporte, cualquiera; pues forja un carácter, disciplina, cultura de trabajo, valores, amistades, compromiso, porque con ellas se construye un ser humano con mentalidad para bien. El otro fue para la Tribu Verde, exhortándola a esforzarse en cada entrenamiento y partido para traer de vuelta a casa el trofeo de campeón. “Ustedes son privilegiados porque están en una de las mejores universidades de México, en uno de los mejores programas deportivos con mucha tradición, historia; todas las personas que fuimos parte de esta comunidad Azteca siempre los vamos a apoyar”, concluyó.

Por admin

Deja un comentario