dos errores claves fueron los que eliminaron al Puebla de La Franja más que el León, el del defensa brasileño Lucas Maia y la mano de Reyes que derivó en penal para el marcador condenatorio de 2-0, Lucas Maia antes héroes, ahora fue el villano y despertó a La Fiera en el Nou Camp. Luego un penal visto por el VAR tras una mano de Israel Reyes dentro del área sentenció a Puebla en el juego de vuelta de los cuartos de final 2-0 el domingo, 3-2 en el marcador global.

Los enfranjados han sido los «hijos» de los Esmeraldas desde 1992. La Franja se despidió del Grita México Apertura 2021 empujando, tratando y sorprendiendo tras un gran torneo, pero a veces las ganas no bastan en una instancia como la Liguilla.

Una desconcentración de Maia quien se quedó viendo en el primer tiempo un centro pasado nacido de un saque de manos en búsqueda de Ángel Mena, quien apenas controló y luego vacunó a Antony Silva para fulminar la ventaja del Puebla en el marcador global.

A los del Bajío con el 2-2 en el total de la eliminatoria les bastaba para estar dentro de las semifinales. Y es que hasta antes del tanto, León estaba controlado por la presión alta de Puebla, sin miedo por ir por su rival en cancha ajena, gozando inclusive de las más claras, una de ellas enmarcada por una acción polémica que para los blanquiazules y su afición requería de la revisión del VAR cuando Guillermo Martínez caía dentro del área en apariencia por un empujón de la zaga del Bajío.

Jorge Antonio Pérez Durán no vaciló ni con el VAR compensó la mano dentro del área de Israel Reyes en la ida a disparo de Barreiro… dicen por ahí, “quien compensa, se equivoca dos veces”.

Tras el gol, la Fiera puso en jaque a los Camoteros, recargándose en las cuerdas como para no caerse. Y aunque León lo intentó, atrás estuvo el de siempre… Antony Silva, quien en par de ocasiones evitó la caída de su arco, en una de las mismas le ganó un mano a mano a Víctor Dávila como para mantener a los blanquiazules en la eliminatoria.

Esa parada le daba vida a Puebla, que en la segunda mitad creía en otra remontada cuando Guillermo Martínez se elevó dentro del área para rematar con la testa un servicio de Gustavo Ferrareis. Pero el testarazo les salió a las manos, a donde estaba bien ubicado Rodolfo Cota.

Más tarde, Ferrareis la tuvo; sin embargo, optó por colocarla, en lugar de disparar raso y la mandó por encima de la meta de Cota.

El segundo clavo en el ataud fue tras una mano dentro del área de Israel Reyes. La jugada en primera instancia pasó desapercibida por el central Pérez Durán, pero no para el VAR y ahí se confirmó la pena máxima.Ángel Mena pidió el esférico y sin temblarle el pulso batió al santo Antony Silva raso y pegado al poste para el 2-0, 3-2 global. León sigue en la fiesta y ahora va por Tigres.

Por admin

Deja un comentario