Todos nacemos con algún talento, pero debemos luchar por alcanzar nuestros objetivos, el mío era ser pelotero profesional y lo conseguí a los 20 años de edad, nunca pensé en jugar en Grandes Ligas, no obstante jugué en los Yanquis, comentó con humildad el venezolano Luis Sojo, dueño de cinco títulos de bateo y cuatro campeonatos.

Invitado por Pericos de Puebla, dio una charla en línea a través de la cuenta de Instagram de la novena verde, en la cual con la conducción de Miguel Angel Bird, recordó sus tiempos en los equipos de su país, de Estados Unidos y en Cañeros en México. “Para jugar en el mejor béisbol del mundo, debes saber cuál es tu roll, como puedes ayudar al equipo y eso lo conseguí a mediano plazo para seguir algunos años más”, expresó.

Agregó que como jugador nunca sintió esa gran presión de resolver, mejor lo experimentó de manager. El contar con grandes compañeros, los batazos llegaban casi solos, la clave era saber colocarse, ver el juego y estudiarlo, para saber cómo jugarle a cada pelotero al momento de entrar. Si te crees que eres el mejor vas a ser el mejor, estoy finalizando mi libro “Yo mismo Soy”, ahí vienen esos momentos, dijo.

Sojo jugó en cinco equipos de grandes ligas y vio a un grupo impresionante de peloteros, casi mágico, ellos eran el imán que marcaban el camino a recorrer. Jhon Ford era el mejor manager psicólogo, en el primer día les decía: “cuando en octubre levantemos la copa”, eso se me quedó y como manager es lo primero que les digo a mis jugadores.

Con los Yanquis no había súper estrellas, habían peloteros muy buenos que aprendieron a ganar partidos. Eso se perdió, ahora es el MI-MI, el YO-YO.

La relación con Guéret Gick por otra parte, fue legendaria. “Yo quería evitar que pensara me pretendía quedarme con su posición, el me decía, si viste algo malo, que yo pueda mejorar, por favor dímelo, de ahí empezó una gran amistad.

New York, New York

El vivir en una ciudad como New York no fue un obstáculo, aunque al principio cuando salió con su uniforme de rayas de los Yankees, salió al campo como un niñito tímido. Vio de cerca a las leyendas, con el tiempo se retiró con ese equipo que le dejó huella en el corazón.

“El cantante”

Se confesó amante de la música, de la gaita venezolana y la cumbia. En cierta ocasión en el equipo se acordó ponerle un sobre nombre a cada jugador, como se la pasaba entonando melodías le pusieron “el cantante”. Aunque sólo lo hace como aficionado, de preferencia en su casa.

Novato del año en la 86-87, uno de los pocos jugadores en superar los mil imparables. La Liga venezolana le ayudó a ser lo que fue, a prepararse para las subsecuentes ligas. En los años que jugó, la liga de su país se mantuvo fuerte. Sin embargo en una orquesta local se aplicaba en los timbales.

Manager

La idea de ser manager Luis Sojo la tenía desde que era jugador en Yankees, a sus compañeros los alentaba, conversaba e intercambiaban opiniones, les daba consejos, los directivos vieron eso y le preguntaron que si al retirarse quería couchar. Así llegó a México con los Guerreros de Oaxaca para asesorarlos, eso le sirvió de preparación y después de la serie mundial de 2003 le dieron el puesto de coach de tercera base. En 2006 hizo lo mismo en Venezuela. “Así es la vida, un aprendizaje constante en el cual se deben tomar decisiones, no fue fácil lidiar con 25 caracteres diferentes, la comunicación es fundamental, porque somos seres humanos que pueden llegar con problemas al campo”, expuso.

Campeonatos

De los campeonatos que más disfrutó, fue con los Cardenales de Lara en Venezuela, el primero con los Yankees en 1993 y el del 2000 al dar el batazo ganador, procedente de los Piratas de Pitsburgh llegó a jugar todos los días hasta el clásico de otoño. Al anotar la carrera decisiva se convirtió en el jugador más valioso. Son de las cosas que te suben el auto estima al quedar por arriba de grandes beisbolistas.

Béisbol Moderno

Me ha decepcionado, el factor humano es muy importante, los equipos se dejan llevar por las serimetrías, pero no ven que los campeonatos se ganan, haciendo las pequeñas cosas, un equipo puede estar muy mal, pero al llegar la postemporada empiezan a ganar y ganar y llegan a la serie mundial. El béisbol es de corazonadas, el juego es tan completo con una base por bola, otra jugada. Si las estadísticas funcionaran, todos estarían empatados. “El pelotero no aprende viendo una computadora, es una cosa estúpida el comparar a jugadores de diferente nivel, el talento viene de nacimiento y se pule, las grandes franquicias tienen grandes inversiones y al final de l día ¿Qué pasa?

Sus inicios

En maiceros de Barinas, aunque lo había reclutado los Cardenales de Lara, terminpo jugando en una sucursal a seis horas, ni siquiera sabía que existía, pero ganaron el campeonato y hasta estuvo en el juego de estrellas. Ahí comenzó su carrera triunfante, “¿este es el flaco que dicen que batea?” preguntaban.

Liga Mexicana

En México hay mucha unión, sus ligas de verano e invernal son muy buenas, por eso se quedan a jugar en su país. “Yo jugué y entrené allá, como en todo, hay jugadores que se interesan más en temas de oficina, pero cada quien en su trinchera”, recordó el venezolano quien añora la gastronomía mexicana, como la arrachera norteña.

¿Que te falta?

Una Serie del Caribe, como jugador no se le dio, ahora lo buscará como manager. En mi juventud teníamos el material pero no llegó, ahora me gustaría tener ese trofeo en mi vitrina. En esa serie la sangre corre por el cuerpo, aunque después se encime el calendario. También tuvo una sequía importante, perdió vistosidad, los agentes se entrometieron demasiado con la decisión de los peloteros a los cuales aconsejaba. El pelotero se hace en el terreno de juego, ahí mejora, sin descansar, debe entrenar en el campo y en el gimnasio.

En un tema polémico por demás, Sojo jugó en la época de ingerir esteroides, era legal, pero los beisbolistas también jugaban lesionados y eso tiene mérito. Hoy hay mucha tecnología, muchos videos, en cierta ocasión mil 600 peloteritos quedaron fuera de selección, les quitaron sus sueños de un porrazo. “Estoy convencido que los que deben votar son los coachs, los que están en el salón de la fama, no personas que no votan por alguien porque le cae mal, es un poder mal utilizado, los peloteros que están retirados son quienes deben opinar, lo que se hizo en el terreno nadie lo puede quitar”, concluyó.

Un comentario en «Los campeonatos se ganan con pequeñas cosas: Luis Sojo»
  1. Muy acertadas las opiniones, muy de acuerdo con respecto a la mecanización del juego a través de serimetria y la forma tan perjudicial al pelotero quitándole su instinto natural obtenido en base a la observación de muchos años del juego en si

Deja un comentario