Mito o realidad

Se cree que no deben realizar trabajo de fuerza porque puede interferir en el crecimiento o en el desarrollo correcto de sus huesos.

La realidad es que los niños realizan actividades de la vida cotidiana como puede ser correr, saltar o incluso deportes, como el soccer, baloncesto, vóleibol, donde vamos a tener acciones de alta intensidad (sprints, saltos, caídas), en donde los huesos, músculos, ligamentos, tendones, soportan una tensión superior a la que puede haber en un entrenamiento de fuerza.

No basta con querer, hay que saber

LCF. Xavier Zarate Reyes
Especialista en entrenamiento deportivo

Deja un comentario