La atleta Andrea Ramírez Limón, originaria de la Ciudad de México dio la marca requerida para asistir a los Juegos Olímpicos de Tokio durante el maratón de Chandler, Arizona de 6.9 kilómetros al detener el reloj en 2:26:34 y finalizar en sexto lugar, un acontecimiento que, aseguró, ha marcado su carrera deportiva.

“Es una satisfacción inmensa, la más grande que tengo hasta el momento”, comentó con una voz emocionada, “lo logré, lo hice y me sentí muy en paz conmigo misma; mi cuerpo, mi alma y mi corazón se pusieron en equilibrio, sí fue mucha alegría, pero podría decir que sobre todo fue paz”, compartió.

“Haber dado la marca en diciembre es un parteaguas muy importante en mi vida deportiva, un año complicado lo cerré con broche de oro con la calificación y la tercera mejor marca mexicana femenil en maratón, sí fue un año atípico, pero le saqué provecho, me siento emocionada y con mucha motivación” destacó la también licenciada en Negocios Internacionales.

Con la satisfacción de cumplir con el requisito que impone la World Athletics para asistir al certamen de verano, la maratonista reveló que el resultado previo obtenido en el Medio Maratón de Polonia en octubre, le dio las bases para saber que podía lograrlo. “Esa competencia me dio aún más la confianza de saber que podía dar la marca para Juegos, corrí en 1:10:20, mi mejor marca personal y a partir de ahí tuve todo noviembre para meter kilometraje hacia la competencia de Arizona”, detalló.

Andrea Ramírez inició en el atletismo hace más de ocho años como un hobbie, pero éste llegó a convertirse en su día a día tras tener su primera competencia en las instalaciones del Instituto Politécnico Nacional (IPN) que le hizo “enamorarse del ambiente” y mencionó que, al mirar atrás, sabe que los esfuerzos y sacrificios han valido la pena y eso la incentiva a arrancar el 2021 con las expectativas a tope en busca de un espectacular debut en la justa que espera en Tokio.

“Al terminar el maratón en Arizona, cuando llegué a la línea de meta, me sentí satisfecha, contenta con todo el trabajo realizado, llevo ocho años y medio corriendo y cuando miro atrás todos estos esfuerzos, los años de entrenamiento y todo lo que conlleva ha rendido frutos, toda la dedicación y disciplina ha valido la pena y si volviera a nacer seguiría eligiendo el atletismo una y otra vez.

“Inicio este año con las mejores expectativas, desde de que di la marca olímpica, estoy super lista para lo que viene, pues tengo la confianza de que sí se van a hacer los Juegos Olímpicos y esa justa es el sueño de todo atleta”, destacó.

Aseguró Ramírez que lo primordial es enfocarse en su preparación olímpica la cual comenzó en enero para su próxima carrera de cinco mil metros que se llevará a cabo el 26 de febrero en Austin, Texas, pues, detalló, será a mediados de mayo cuando se perfile a la recta final de su actividad previa a Tokio pensando en el 7 de agosto, fecha en la que está programa el maratón olímpico.

“Desde enero empezamos a trabajar la preparación del año olímpico, estoy entrenando para algunas pruebas de pista en Estados Unidos si la pandemia lo permite, vamos a mejorar la velocidad y a partir del 15 de mayo estaré totalmente enfocada con miras a Tokio, sé que tengo que entrenar durísimo y quiero llegar en mi mejor forma física para el maratón olímpico del 7 de agosto.

“Mi meta es llegar bien y muy motivada, voy a dar mi máximo esfuerzo; es un maratón, son 42 kilómetros y cualquier mujer que se pare en la línea de salida tiene posibilidades de ganar, y todo puede pasar seas favorita o no y el destino dirá que nos depara para ese momento, pero voy a estar muy preparada para luchar hasta el final”, puntualizó.

Por admin

Deja un comentario