El combate al covid-19 a sido fuerte, sin embargo se rompieron las reglas y no hay manera de establecerlas bien, las medidas están en curso pero lejos de disminuir los contagios, han llegado a cifras exponenciales, así como el número de hospitalizados diarios, hemos llegado a los niveles de la máxima alerta de hace meses, de seguir así, en los primeros días de enero estaremos en un colapso muy fuerte, informó el Gobernador Miguel Barbosa Huerta en conferencia de prensa especial.

La movilidad está desbordada, el comercio ambulante se permite y hasta se solapa, por lo cual el Secretario Jesús Ramírez reportó que 4 de las 6 regiones de la entidad, están a la alza. Sobre todo en Puebla capital el riesgo es máximo.

El Secretario de Salud José Antonio Martínez García admitió que son 47 mil 651 positivos más, un total hasta la fecha de 653 casos nuevos, 69 defunciones más desde el día 24. Del 1 a la fecha 88 ingresos en todo el sector, lo preocupante es que a partir del lunes 21, 53 ingresos nuevos, un incremento exponencial.

Quienes llegan al hospital están ya muy graves y de manera tardía, para el área conurbada están los CESAS, el Hospital del Norte, el de Huejotzingo, el de Atlixco reconvertido y si la demanda lo exige otros nueve CESAS.

Hay escasez de sedantes para mantener al paciente en coma inducido cuando le introducen el tubo en la garganta hasta los pulmones, el desabasto es nacional. Tampoco hay antitrombóticos, para combatir algún tipo de embolia.

Ante la situación, la alerta es máxima para los 217 municipios, a partir de mañana 29 ya hasta el 11 de enero del 2021, la suspensión de las actividades no esenciales, las esenciales al 20 por ciento de su capacidad. ACTIVIDADES DE GOBIERNO DEL ESTADO incluidas.

La industria de la construcción suspende actividades, la compra en supermercados debe ser sólo una persona. Se restringen los horarios del transporte público y comercial, de 8:30 de la noche a 5:30 de la mañana no habrá. Los que hayan salido de viaje deben resguardarse por 14 días.

El confinamiento es voluntario, hay un relajamiento social y por eso hay más hospitalizados, el riesgo es muchísimo mayor. La reactivación económica está en pausa. Sigue prohibida la venta de alcohol.

Los taxis incluidos los de aplicaciones, así como RUTA en sus tres vertientes, el horario de restricción es nocturno, con la excepción de una situación de emergencia de enfermos o médicos. Habrá operativos de alcoholímetro.

El Gobernador admitió que la industria automotriz es actividad esencial y va al 20%, el semáforo no es rojo pero las medidas si, olvídense de los calificativos, lo importante es resguardarse. Aun no se llega al confinamiento obligatorio, el esfuerzo voluntario es de once días. El uso de cubre boca ya no es suficiente porque se perdió la sana distancia, no se acataron recomendaciones. Los ambulantes han sido factor, les toca a los ayuntamientos hacerlo, subrayó el gobernador Barbosa Huerta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *