Dos viejos lobos de mar como Tomás Boy y Víctor Manuel Vucetich, hizo que el juego al principio fuera de más pelea en lugar de creatividad, con pocas opciones de gol de ambos lados. Empate 1-1 entre Mazatlán y Guadalajara, que no sirve de mucho a ambos equipos en un evento con público que no respeto la sana distancia.

Chivas llegaron a 12 puntos por once de los del puerto en un juego que fue intrascendente, un paso para atrás para el Rebaño que ahora ni siquiera en el último minuto, como en el juego pasado, tuvo oportunidad de hacer el milagro.

La falta de atención de parte de la defensiva del Guadalajara en el primer gol de los locales fue burda. Todos se fueron en búsqueda del balón, dejando solo a Gonzalo Díaz quien en el segundo poste recibió la pelota para cruzar a Gudiño (5’).

El partido se cerró aún más. Chivas entendió que debía dejar las florituras para mejor ocasión y comenzar apretar en todos los sectores de la cancha y como muestra llegó el gol de Jesús Molina, quien entró como tromba al centro del área para con seco remate con la cabeza, igualar (35’).

El juego entró en un desierto de emociones, pocos arribos a las áreas, pocas opciones para aspirar a la victoria. Partido intrascendente. Guadalajara dio un paso para atrás.

Por admin

Deja un comentario