Desgraciadamente casos como el de Alejandro Pacheco medalla de bronce en los 1,500 metros en la especialidad T11 en los Juegos Parapanamericanos 2019 en Lima, se sigue repitiendo: por falta de apoyo, el atleta tiene que buscar recursos como pueda.

El atleta mexicano se gana la vida cantando en los trenes, consigue algunas monedas para poder alimentar a su familia, es invidente pero eso no lo detiene en su otra pasión además de la música: el atletismo.

No es el único caso de atletas de alto rendimiento que deben mendigar, recordemos al boxeador que tuvo que botear en los camiones para así poder viajar a los Juegos Olímpicos de río de Janeiro 2016, Misael Rodríguez fue y ganó medalla de bronce.

En 2021 lejos de acabar con esta falta de apoyo por parte de los organismos gubernamentales, la situación empeoró al desaparecer por corrupción, el fideicomiso que financiaba a nuestros deportistas.

En el caso de Alejandro Pacheco a los 19 años, debido al consumo de drogas, perdió la vista. El consumo en exceso derivó en una atrofia del nervio óptico de ambos ojos, por lo que quedó totalmente ciego. Tardó tres años en acostumbrarse a la nueva vida y a manejar el bastón, como también al lenguaje braile.

En su «nueva normalidad», alguien le recomendó formar parte de un equipo de atletismo para ciegos, lo que le marcó el camino para reinsertarse a la sociedad.

Alejandro cantaba y pedía dinero a los pasajeros del Metro de la CDMX para poder comer, como también para financiar viajes y solventar sus gastos a medida que su carrera deportiva fue creciendo. Como en nuestro país no respetan ni a los ciegos, en una ocasión lo asaltó un mendigo méndigo.

Sin embargo, ha tenido buenos momentos en su vida, en los Juegos de Lima, el atleta paralímpico mexicano logró junto con su guía Fidel Reyes cronometrar 4 minutos 26 segundos 64 centésimas en los 1,500 metros T11 en la categoría de Ciegos y Débiles Visuales, y así ganó la medalla de bronce, en medio del júbilo de los espectadores que se acercaron al Estadio Atlético de la Videna.

Antes, había logrado un quinto lugar en Toronto (Canadá), como también obtuvo el mismo lugar en IBSA World Games en Corea del Sur. En Brasil consiguió una medalla de oro y un bronce en el Grand Prix.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *