El Chucky salió de su caja, entró de cambio y modificó todo. El jugador del Napoli guió el triunfo azteca. Lozano y los futbolistas foráneos mostraron otra capacidad, suficiente para darle la vuelta y ganar antes del inicio de la Nations League. Se les apareció el muñeco diabólico a los vikingos.

El Tricolor volvió a territorio norteamericano antes de enfrentar el Final Four de la Nations League. Gerardo Martino tomó el juego como el último entrenamiento antes de regresar a las competencias oficiales.

Islandia no trajo a su plantel más poderoso, sin embargo, los que estuvieron enfrentaron con seriedad el juego.

Las apuestas estuvieron del lado azteca, pero en el campo, la igualdad imperó. El equipo europeo no tomó en cuenta las nueve derrotas en el último tiempo y se pusieron serios frente a los vikingos.

Gerardo Martino puso de inicio a elementos como Diego Lainez, Uriel Antuna y Henry Martín, sin embargo, les costó mucho poner en aprietos a los europeos.

México se mostró más serio, pero Islandia hirió primero, Bikir Saevarsson tomó el balón de afuera hacia dentro, jaló del gatillo, Edson Álvarez tocó el esférico, le cambió la trayectoria a la pelota y dejó sin oportunidad a Alfredo Talavera. El portero de Pumas vio con angustia cómo entró.

Gerardo Martino puso en el campo a jugadores como Andrés Guardado, Carlos Rodríguez, Uriel Antuna y sobre todo Diego Lainez, el jugador del Betis fue el más insistente, el más peligroso, pero le faltó acompañamiento.

Lainez tomó la batuta, dribló, atacó, sin embargo, no tuvo cómplices. El Tricolor sólo contó con Henry Martín como delantero. Alan Pulido se dedicó al Sporting Kansas City, mientras que Raúl Jiménez quedó fuera de la convocatoria.

México siguió enfrente, atacó, buscó, pero le faltó claridad. Ese fue el punto débil de los aztecas. Islandia se hizo fuerte, puso en candado. El reto del Tricolor fue abrir ese candado. México lo intentó como pudo, pero le faltaron ideas. El conjunto europeo fue sólido.

Tata Martino jugó con pocos futbolistas foráneos. En la banca estuvieron jugadores como Chucky Lozano y Tecatito Corona.
El primer tiempo terminó parejo. México mostró más intenciones de atacar, sin embargo, le costó hacerle daño a los islandeses. El Tata guardó a sus mejores armas.

Los verdes se fueron cabizbajos en el entretiempo, pero con todo el segundo tiempo para intentar empatar o darle la vuelta al marcador.
Gerardo Martino esperó, siguió con los mismos futbolistas, sin embargo, en cuestión de minutos tuvo que modificar. Gerardo Arteaga, Héctor Herrera e Hirving Lozano entraron al mismo tiempo.

En ese momento el partido fue otro. México ganó presencia, fortaleza y las oportunidades de anotar crecieron. El juego se detuvo unos segundos por el grito que la FIFA considera homofóbico. Fue un momento clave.

Luego de eso el Tricolor puso fuerza. Chucky Lozano recibió un balón en el área, recortó y definió al lado de Runar Runarsson.

El equipo revelación de Rusia 2018 bajó la guardia. México tomó potencia y cinco minutos después le dio la vuelta al marcador. Héctor Herrera centró e Hirving Lozano con la cabeza le dio la vuelta al juego. El muñeco diabólico asustó mucho y el rival no pudo levantarse. Enfrentará la semifinal.

Por admin

Deja un comentario