Miku, la niña fina de la lucha libre presentó en Puebla su propio mezcal y habló de su trayectoria profesional como luchadora y su incursión como atleta de lucha olímpica en los Juegos Panamericanos Juveniles a celebrarse en septiembre.

Acompañada de sus padres, la guerrera de tan solo 16 años, presentó el mezcal que lleva su nombre y convivió con sus fans en un hotel de la capital poblana. «Esta bebida la pueden adquirir a través de mis redes sociales (Miku HM y Miku HM05), pero además quise convivir con mis fans a los que les prometo pronto vendré a pelear a Puebla», comentó.

La originaria de Tlalnepantla Estado de México luchó por primera vez por inivitación de un promotor de Chimalhuacan, fue un inicio dificil porque como no había luchadoras en ese momento, tuvo que enfrentarse en el pancracio solo contra hombres, un aficionado fue quien le puso el mote de la niña fina de la lucha libre.

En cuanto a su propio mezcal, surgió porque en el reality show en el que estaba «Heroínas» diseñaron un concepto de calendario de diosas aztecas, la sesión de fotos se hizo en una mezcalería en Coaotepec Iztapaluca, ahí le hicieron la invitación para sacar su propio producto. Tiene cinco sabores, jamaica, mora azul, frutos rojos, maracuyá y avellanas que vienen en presentaciones de ampoyetas.

Con su mamá Mónica

Miku es una excelente estudiante de preparatoria con promedio de 9.9, incluso tiene una beca y además compite en lucha olímpica, es la primera de su familia, sus padres le dieron la libertad de elegir que deporte y alterna ambas disciplinas, la libre y la olímpica. A la par de la preparatoria estudia carrera técnica en enefermería porque quiere a largo plazo estudiar cirugía plástica y especializarse en cirugía estética.

Su bando es el de los técnicos, como idolos tiene a Undertaker y Kelli Kelly, además de la dinastía Moreno y su maestra Lady Apache con quien ha entrenado. del diseño de su máscara, la que portó en entrevista demuestra su amor a la lucha libre con un corazón invertido en la frente, que representa el «amor apache» a este deporte con alegrías y sin sabores, a los costados tiene las iniciales de los nombres de sus papás en letras japonesas como un reconocimiento a su apoyo incondicional y en la parte de atrás la M de Miku pero como la de otro luchador «Jaque Mate 2000» a quien le pidió permiso para usarla, fue el profesor que la debutó y también es un homenaje a él. Para las batalas usa otra mascara totalmente cerrada.

Deja un comentario