Un tema que ha estado presente en nuestras vidas desde hace poco más de dos años alrededor del mundo. La pandemia nos forzó a cambiar por completo nuestro estilo de vida y adoptar nuevas medidas de prevención tratando de evitar el virus a toda costa. En el ámbito deportivo el Súper Tazón LIV fue señalado por no tomar en cuenta la llegada del coronavirus a tierra norteamericana; a la postre, otros eventos como los Juegos Olímpicos y la Eurocopa de Naciones fueron cancelados y la temporada de NBA suspendida.

Pareciera que esos días quedarían atrás con la llegada de las vacunas, sin embargo no ha sido el caso completamente, aún nos encontramos en una etapa muy sensible de la pandemia a nivel mundial… Tomando esto en cuenta la NFL ha tomado medidas severas contra quienes no deseen vacunarse.

Uno de los primeros jugadores en ser completamente abierto ante este tema fue el receptor de los Bills de Búfalo Cole Beasley quien por sus creencias estaba en contra de voluntariamente introducir la enfermedad a su cuerpo:

“Soy Cole Beasley y no estoy vacunado. Estaré afuera haciendo lo que hago. Estaré en público Si ustedes tienen miedo de mí manténganse alejados, o vacúnense. Punto. Puedo morir de COVID. Pero prefiero morir viviendo realmente”.

Él sería el primero de muchos que saldrían poco a poco, Beasley dio este comentario a finales de Junio de este año, posteriormente Sam Darnold y la estrella de los Cardenales de Arizona De’Andre Hopkins también dejó en claro su postura en contra de la vacuna. Incluso publicó un tuit que eliminó a los pocos minutos donde dejó en claro que con estas medidas incluso pensaría en el retiro.

Entre las medidas a tomar para personal no vacunados se encuentran las siguientes:

·         No pueden reunirse en comidas con el equipo.

·         Solo 15 jugadores no vacunados pueden estar reunidos en el gimnasio del equipo.

·         No podrán salir de los hoteles en juegos de visita.

·         Se tienen que someter a pruebas diarias.

·         En caso de haber estado en contacto con alguien que haya dado positivo por COVID-19 deben someterse a cuarentena inmediata.

Uno de los personajes que acaba de pagar el precio de no vacunarse fue el Coach de Lineros Ofensivos y juego terrestre de los Vikingos de Minnesota Rick Dennison quien fue relegado de su cargo. Cada vez este tema se vuelve más complejo de analizar con multas que ascenderían a los casi $15,000 dólares si se viola el protocolo, sin mencionar que ya anunció la liga que cualquier equipo que presente brote de COVID podría perder el juego por default.

Es un tema sumamente sensible y que va a estar presente durante toda esta temporada y que está evolucionando rápidamente buscando una solución favorable para todos. Por ahora habrá que esperar a que inicien los juegos para saber las secuelas que estas nuevas regulaciones de la NFL dejarán para los equipos rumbo al Súper Tazón LVI en este 2021.

Por: Carlos Arturo Ávila Díaz

Por admin

Deja un comentario