Los autos son elementos que forman parte de nuestra vida desde muy pequeños. A quién de nosotros no nos han regalados un juguete relacionado con los motores y las ruedas. Estos son un gran atractivo por la gran emoción que genera la velocidad.

Todos estamos de acuerdo en los beneficios físicos, mentales y emocionales que nos proporciona el deporte y en el automovilismo no hay excepción. El deporte es un gran maestro para los niños, les enseña a darse cuenta de que en la vida no siempre se gana, pero que cuando se gana, se disfruta mucho más.


Desarrollar sus habilidades motoras y sociales, el pensamiento positivo, apoyarles a superar obstáculos y sus frustraciones haciéndoles fuertes en las derrotas, apuntalar la confianza en sí mismos, mejorar su autoestima y con ello, impulsarles a alcanzar sus metas además de nutrirles con los valores que les aporta la práctica de los deportes, es la fantástica tarea que tenemos los adultos como guía de nuestros niños. Así como en otras disciplinas, incluso no deportivas, los niños que inician la práctica a muy tempranas edades, logran cuando jóvenes la maestría en su actividad. Los pilotos de autos más exitosos iniciaron a muy temprana edad. Generalmente son hijos de pilotos o por alguna razón están inmersos en el ambiente..

Marco Tolama y Marco Tolama Jr


En el mundo del automovilismo, digamos analógicamente, el kartismo es el kínder en el inicio del camino en la profesión de piloto de autos. Más adelante vendrán las categorías de promoción, especialmente en monoplazas tipo fórmula cuando se desea alcanzar la maestría de conducir un Fórmula Uno.

Sólo recordemos que ellos aprenden jugando y que presionarles a realizar una actividad sólo por el hecho de que a nosotros los adultos nos gustaría realizaran, no es la mejor fórmula para apoyarles a encontrarse a sí mismos. Ellos habrán de decidir a que dedicarse probando diferentes deportes, muchos muestran una firme inclinación sin nuestra intervención, aunque cuando no es así, también será importante que los adultos logremos con sensibilidad percibir cuáles son sus más notorias habilidades y destrezas para buscar orientarles hacia las mismas.


En México, existen varios espacios para el kartismo. En Puebla está el Kartódromo de Cinco Caminos. También en Puebla, con sede en el Autódromo Internacional «Miguel E. Abed», existe el Instituto OMDAI avalado ante la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), escuela teórico-práctica para pilotos procedentes del karting.


En la actualidad, existen muchos ejemplos de niños pilotos, uno de estos es notorio, no sólo porque se trata de una damita, sino, porque curiosamente es japonesa. Juju Noda es una de las corredoras más jóvenes del mundo, hoy tiene 15 años. Juju comenzó a competir a la edad de 3 años, se inspiró en su padre Hideki Noda, quien en 1994 disputó tres carreras con el equipo de Tourtel Larrousse en la máxima categoría. Juju participó en su primera carrera de kart y ganó.


En México destaca el “Niño de Oro” Ricardo Rodríguez (1942-1962), ubicado como el sexto piloto más joven en debutar en F1 con 19 años y 208 días de edad. Hoy el record está en manos de Max Verstappen quien debutó en la máxima categoría a los 17 años con 166 días. Ricardo debutó a los 15 años en Riverside. No cumplía aún los 17 años, cuando en 1958 intentó inscribirse junto con su hermano Pedro en las 24 Horas de Le Mans en Francia en un Ferrari 500TR. El reglamento se lo impidió.


Otro mexicano que desde niño se inclinó por ser piloto fue Moisés Solana (1935-1969). Moisés comienza sus pasitos como conductor de autos a la edad de 2 años, a bordo de un auto de carreras hecho por su padre José Antonio Solana, quien construía autos prototipos a escala.


Existe una frase muy norteamericana que reza “You Can tell the men from the boys by the price of their toys” que se traduce más o menos así: “Puedes distinguir a los hombres de los niños por el precio de sus juguetes”, la cual, aprovechamos para felicitar a todos los niños (peques y adultos) en este 30 de abril del 2021.
“Si nunca pierdes, no disfrutarás la felicidad de la victoria”.
Hasta el próximo “Autos y Pilotos”.

Deja un comentario