Aunque los comentaristas de la televisión se cansaron de decir, de justificar que Saúl «el canelo» Álvarez no tuvo la culpa, que sólo fue a realizar su pelea, ya son muchas en las que defiende su título ante un auténtico saco de papas, pero esta vez ya ni la disimularon, «la pelea» acabo en el tercer round cuando el turco Avni Yildirim decidió rendirse.

Ni porque se pusieron en juego los títulos supermedios del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) y la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), le echaron tantitas ganas en el Hard Rock Stadium de Miami, Estados Unidos.

El turco apenas pudo conectar 11 golpes en los tres rounds que duró el combate, mientras Canelo finalizó con 67 golpes totales, 58 de ellos de poder, incluyendo el potente derechazo que mandó a Yildirim a la lona en el tercer asalto.

El oponente tenía dos años sin pelear, pero según llegaba como clasificado como número uno, la realidad es que no tuvo una sola muestra de calidad y que no supo defenderse ni atacar. Trató de escudarse, pero ni eso le sirvió dado el gran catálogo de golpes del vencedor, quien intentó por todas vías, con ganchos, uppers, rectos… todo le aplicó.

Y así Canelo ¿Quiere ser recordado como uno de los mejores boxeadores mexicanos?

Por admin

Deja un comentario