Aunque River Plate se murió en la raya, no pudo conseguir el tercer gol que los mandaría a la tanda de penales, ganó 0-2 en Brasil, pero quedó eliminado en un partidazo dramático.

La polémica arbitral se hizo presente en el juego de Vuelta de las Semifinales de la Copa Libertadores entre Palmeiras y River Plate, donde los argentinos debían ganar por tres goles para obligar a una tanda de penales y el VAR les anuló el tercer tanto en Brasil.

A los 52 minutos Gonzalo Montiel apareció completamente solo dentro del área y sacó el tiro cruzado que mandó el balón al fondo de las redes y así consumar el milagro de la remontada, pero el silbante tenía otra escrito para esta historia.

El silbante se echó la mano al oído y desde el VAR le dijeron que el gol debía ser anulado por un fuera de juego previo a la jugada en la que le mandan el centro a Montiel a segundo poste, decisión que tardó por casi cuatro minutos en lo que se analizaba la jugaba.

Por admin

Deja un comentario