En Puebla hay una gran cultura por el deporte de raqueta, tenemos magníficos frontenistas, escuashistas, mucha gente jugando paddel, tenis de mesa, tenis, en fin, los deportes de raqueta tienen auge en la entidad poblana, señaló Enrique Núñez, Presidente de la asociación Poblana de Tenis.

En entrevista, explicó que “las asociaciones de estas disciplinas nos podríamos unir para generar infraestructura suficiente y condiciones para difundir. “Desafortunadamente se ha reducido el semillero, hace ocho años Puebla llegó a ser campeón nacional por equipos, tuvimos jugadores número uno en México como Kevin Carpenter, los hermanos Arámburu, Rodrigo Corro y Sebastián Nava, que ahora está en Can Cun, a veces viene a competencias abiertas. Kevín jugó el fin de semana pasado un UTR en Tlaxcala y lo ganó, en primera ronda venció a un cubano veteranazo y lo eliminó. Los Arámburu a sus 25-27 años están en un magnífico nivel en torneos de bolsa.

Kevin Carpenter

México, fuera de los mejores del mundo

A pesar de tener una de las mayores infraestructuras para la práctica del deporte blanco, en cuanto a canchas, número de clubes y de jugadores, nuestro país, consideró Enrique Núñez. «Deberíamos tener por lo menos un jugador dentro de los mejores cien del mundo. Varios chicos no han podido dar el salto de jugadores juveniles a profesionales, muchos de ellos terminan jugando en universidades de estados Unidos a muy buen nivel, pero después ya no siguen la carrera profesional, esa es la razón”, expuso.

Quedaron atrás los años en los que Lozano, Lavalle, Maciel llegaron a ese nivel, de manera natural se impide que se pelee por estar en el número uno, mucho menos en el grupo mundial con los mejores 16 países. Argentina, nación con la que nos podemos comparar, el tenis es el segundo deporte que más se practica, después del futbol, han construido una gran cantidad de canchas públicas con acceso gratuito.

Ivar Arámburu Akari

En México, la mayoría de canchas están dentro de clubes privados y caros, ya hubo intentos de gobiernos de apoyar, en Puebla han canchas públicas en el Parque Ecológico, en la Unidad Deportiva Mario Vázquez Raña y en el Centro Escolar Gustavo Díaz Ordaz, en un esfuerzo de la Asociación Poblana de Tenis cuando Armando Suárez fue presidente, hay algunos clubes en diversos municipios con esta condición pública, sin embargo deben multiplicarse.

“Ningún deporte debe ser elitista, ya en el ámbito de la competencia se vuelve caro por los viajes a competencias, el uso de pelotas profesionales, pero en la práctica cotidiana no es casi prohibitivo como el golf con una manutención de sus campos, carísima, en el tenis con una cancha dura, de superficie leico, puede durar varios años”, expuso.

Rodrigo Corro

Es un deporte de aptitudes físicas

Actualmente, el tenis requiere de características físicas, se debe trabajar con los seleccionados infantiles y juveniles para detectar talento a temprana edad y determinar quienes podrán dar el estirón. Un jugador que de adulto medirá 1.70 tendrá desventaja de uno que logrará el 1.90, no es una ley… hay jugadores bajitos como el argentino Schawsman muy rápido y de gran talento natural como en su momento “la araña” Herrera de México. El promedio actual es de 1.90 y en eso se tiene que trabajar para tener el número 100 del mundo.

Las grandes potencias en tenis lo hacen, conocer las fibras musculares de la jugadora o jugador, sus capacidades visuales, aprovechar la tecnología y la ciencia. Después, tener el apoyo de un equipo multidisciplinario de médico, nutriólogo, psicólogo, fisiatra, etcétera para cuestiones técnicas. Además el apoyo de aplicaciones y plataformas para conocer las palancas de brazo y la mecánica de movimiento.

Sebastián Nava

Deja un comentario