El enfoque estadístico del deporte
Así, con este juego de palabras, queda resumido lo que está pasando con el equipo de fútbol Puebla de la Franja.
Un equipo, en lo deportivo, que no tiene dinero para aspirar a los grandes futbolistas que militan en la liga y menos a los estrategas de élite, aquellos que han creado un prestigio en función a su trayectoria.
Nada qué ver.
Por el contrario, tenemos que ilusionarnos torneo a torneo con técnicos y futbolistas de medio nivel, esperando que mágicamente nos ubiquen en los primeros lugares de la tabla y terminen haciendo de la franja “el caballo negro” en la liguilla, si es que la alcanzamos, o a lo largo de la fase regular, ser “La cenicienta”, con la natural consecuencia de que cada semestre terminamos llevándonos una nueva decepción, tras la cual juramos que la siguiente no nos van a convencer, pero nuestro amor al equipo termina por imponerse, en un círculo vicioso que no tiene fin.

A punto de caer el telón.


Después de un año muy complicado no solamente para el fútbol mexicano sino para el internacional, por no decir para todas las actividades normales del ser humano, estamos a punto de decirle adiós al deporte que acapara atención y reflectores en nuestro país, con la celebración de la final, en este caso, del Torneo Guardianes 2020 de la Liga Mx.
Así es. Este jueves se disputa el duelo de ida final entre los Panzas Verdes de León y Pumas de la Universidad Nacional Autónoma de México, programado para las nueve de la noche en casa de los universitarios, para cerrar de manera total el domingo venidero a partir de las 20 horas con 30 minutos.

Los antecedentes


De entrada, en lo estadístico, esta será una final inédita, aunque con historia en liguillas, eso sí, muy breve, porque solamente dos ocasiones se encontraron en fiestas finales.
La primera de ellas en la semifinal de la temporada 84-85, cuando el cuadro esmeralda empató a tres en la ida y en la vuelta la UNAM se impuso por dos goles a cero, dejando en el camino a los guanajuatenses y jugando la final con América, con el que perdió.
Y la segunda de ellas en los cuartos de final de la campaña 91-92, ronda en la que León le pegó dos veces a los Pumas, para instalarse en semifinales, fase en la que dejó fuera a Cruz Azul y en la final se impuso al Puebla.

Las finales


Hablando de los duelos por el título de liga que estos equipos han protagonizado, iniciemos con León.
En la época profesional del fútbol mexicano que data de la temporada 43-44, la escuadra esmeralda ha conquistado siete títulos, el primero de ellos en la campaña 47-48, y la más reciente en el Clausura 2014.
Mientras que los Pumas han ganado siete cetros de liga también, siendo el primero aquel de la temporada 76-77, alzándose por última vez con el trofeo en el Torneo Clausura 2011.

Por hoy es todo. Nos encontramos en este espacio próximamente, invitándolos, en tanto, a que me sigan en Twitter@DeporPueblaRHE

Deja un comentario