En su visita a Querétaro, los enfranjados dominaron casi todo el tiempo, incluso en el primer tiempo hubo una jugada que para muchos fue penal a favor del equipo blanquiazul, pero el árbitro no se atrevió a pitarla, así se fueron al descanso con el cero a cero.

Los Camoteros ya habían avisado con un testarazo de Santiago Ormeño que Gil Alcalá llegó a desviar. Gallos le devolvió la cortesía con la misma jugada, pero ambas sólo fueron sustos.

Para la segunda parte, los pupilos de Nicolás Larcamón se fueron al ataque y sólo por las buenas atajadas del portero de Gallos Blancos, no cayó el gol. Fue una abanicada de Omar Sánchez al minuto 83 provocó que el joven Valencia se tuviera confianza y ejecutara un disparo de larga distancia para que incrustara el balón en el ángulo inferior izquierdo para que no llegara Anthony Da Silva y Querétaro metiera un golazo.

Faltaban pocos minutos para el final y ya estaba cantado que los de casa se fueran con los tres puntos, pero en una jugada inocente, en la cual el defensa de Gallos derribó al atacante poblano se decretó penal. Ni siquiera iba a llegar al balón pero la falta fue evidente, Fideo Álvarez fue el encargado de cobrar, porque Santiago Ormeño acababa de salir de cambio, hizo bueno el penal y con eso rescataron el empate 1-1 en el Estado Corregidora.

Por admin

Deja un comentario