Una vez más, Puebla el rey del empate, esta vez ante el campeón acyual que anda de capa caida, en la jornada 10, empataron a uno del estadio Cuauhtémoc. El primer tiempo fue de La Máquina, Puebla hizo suyo el complemento.

El cuadro celeste se puso por fin en modo campeón regalando el mejor primer tiempo de la campaña, pero ni Bryan Angulo o José Ignacio Rivero lo traían derecha el viernes en Puebla.

“Azul, Azul, Azul”, gritaba la afición cementera a las afueras del estadio, donde aguardaba la llegada del autobús del monarca de la Liga MX para desgañitarse, sin importar que apenas vieran a los héroes que pusieron fin a la malaria apenas unos segundos.

El ecuatoriano empató y acomodó otra opción clara en el poste cuando parecía más fácil embocarla; el uruguayo, por su parte, la tiró por fuera cuando llegaba a cerrar la pinza tras un servicio por derecha de Juan Marcelo Escobar.

Sí, el 1-1 no reflejó las expectativas en el Cuauhtémoc, La Franja arrancó a tambor batiente con un parado muy similar al mostrado el domingo pasado en La Comarca Lagunera: sin delanteros centro, a pesar de la vuelta para este compromiso de Fernando Aristeguieta. En cambio, Larcamón, suspendido para el compromiso, apostó por dos puntas llenas de velocidad, pero sobre todo de peligro con la alineación de Christian Tabó y Gustavo Ferrareis.

El brasileño, ha mejorado con sus constantes galopadas por las bandas, el viernes una de las mismas generó el 1-0 de su escuadra cuando tomó la pelota por delante del ecuador del medio campo, cambió la marcha y se le lanzó a la yugular al campeón lanzando un tiro cruzado nada más a su ingreso al área, el cual controló a medias Jesús Corona, reapareciendo el viernes.

La regadora le dio Daniel “El Fideo” Álvarez para pegarle de primera, pero el disparo salió machucado y acabó por ser desviado por la cadera, como si se tratase del juego de pelota olmeca, del chileno Pablo Parra

La acción necesitó de la revisión del VAR, ya que ni el juez de línea ni el central Oscar Mejía apreciaron en primera instancia un presunto fuera de juego del chileno. Pero la tecnología, fausta otros días, encontró a un cementero habilitando a Parra a pesar de estar fuero del terreno de juego; por lo tanto, el 1-0 era bueno y debía de subir al marcador del dos veces mundialista.

Los celestes no dejaban a Puebla salir de su campo, lo atosigaron en cada centímetro del campo para después poner en marcha un monologo.

Cruz Azul vivía sus mejores momentos, pero se topaba con un providencial Antony Silva debajo de los tres palos blanquiazules sacándole un testarazo a La Máquina con el sello de gol. Después José Ignacio Rivero la tuvo, pero la mandó por fuera y cuando menos clara parecía, Angulo remató machucado el balón dentro del área para mandarlo a guardar, 1-1 y a empezar de nuevo.

En el segundo tiempo con la velocidad de Ferrareis y Tabó, Yoshimar Yotun llegó por detrás cuando el charrúa escapaba solo. La acción no pasó de largo a Mejía, quien ya le había aplicado la primer amarilla, y con la segunda, salió expulsado, dejando en inferioridad numérica a Cruz Azul.

Para aprovechar la situación, Maxi Araújo por Lucas Maia; Pablo Parra por Guillermo Martínez; y acabó de refrescar el frente con Escoto en lugar de Daniel Álvarez, quien perdonó a La Máquina cuando se topó con un rebote con “Chuy” Corona vencido tras sacar éste un remate de cabeza.

La Franja una vez más empató.

Por admin

Deja un comentario