Cholula, Puebla, a 1 de septiembre de 2021.- ¿Por qué un país de 127 millones de habitantes no pudo ganar más de cuatro medallas de unos Juegos Olímpicos? faltó capacidad, entrega, nivel, apoyo económico o moral, tiempo de preparación; los mexicanos se lo han preguntado, se han mostrado decepcionados, han dado sus opiniones, pero los entrenadores de la Universidad de las Américas Puebla desmenuzan la contrariedad. 

Los coaches Aztecas han vivido de distinta forma un proceso olímpico: Julio Álvarez fue parte de la selección mexicana de taekwondo en Sídney 2000, Atenas 2004 y Londres 2012; Pedro Tani compitió para Cuba en los relevos 4×400 metros en Moscú 1980; Sabino Pinheiro apoyó al crecimiento de dos jugadoras para ser tomadas en cuenta en el conjunto tricolor femenil para Londres 2012. Por eso la UDLAP tuvo a bien juntarlos frente a un grupo de estudiantes, bajo el fin de ofrecer una mesa de análisis sobre lo sucedido en Tokio 2020, cuyos resultados dejaron mucho a desear en comparación con ediciones anteriores. 

Para iniciar, el coach de los Guerreros Verdes aclaró que se crearon expectativas erróneas en procesos mal planificados, de ahí se desprende una supuesta decepción en ciertos atletas de renombre sin haber hecho una buena preparación. Un ejemplo dado es el taekwondo mexicano, donde algunos deportistas se alistaron más para el proceso de selección rumbo a Tokio en lugar para ir a la justa, por lo tanto la curva de rendimiento no estaba en su punto alto al llegar a Japón, sino iba en declive. De esta manera, “es la primera ocasión, desde que se hizo deporte olímpico, que México no logra traer presea; no pondría de pretexto la pandemia, porque esto se hubiera reflejado en atletas que eran considerados candidatos a colgarse el oro desde el año pasado”, expresó el entrenador Julio Álvarez. 

Entretanto el estratega de los Aztecas de soccer evidenció el problema de la negativa de los equipos para no prestar a jugadores en la etapa de preparación, esto lograría una mejor cohesión para el grupo y acrecentar el nivel de juego. Lo anterior hubiera ayudado a México a proponer una estrategia más agresiva ante Brasil en la semifinal de fútbol varonil, jugando más a tres cuadros de cancha y no a mitad, cediendo la iniciativa al conjunto carioca. “Para mí el balance general muy bien, me gustó de esa competencia que hay una generación para compromisos futuros”, aseguró Sabino Pinheiro. 

Pedro Tani resaltó tres puntos, más allá de las cuatro preseas, hubo un enorme papel por los atletas ocupantes de cuarto o quinto lugar y de quienes mejoraron sus marcas, considerando los Juegos Olímpicos reúnen a lo más selecto del deporte. Dos, se plantearon malas estrategias en algunas disciplinas, como el corredor de 800 metros, en su competencia se quedaba atrás, rebasaba y no pudo mantener el ritmo en las dos vueltas a la pista. Por último, la falta de ayuda a los deportistas para ir a competir en certámenes de calidad alrededor del planeta. Se “debería trazar un verdadero programa de apoyo a los deportistas de alta competencia a partir de un ciclo completo, (si a ellos) los empezamos a foguear en competencias preparatorias en Estados Unidos o Europa, podemos valorar en qué nivel se encuentran y a partir de ahí trazar una meta bien estructurada para un rendimiento de élite”, argumentó el coach de atletismo de la UDLAP. 

¿Cuál es la solución para aspirar realmente a competir por un pódium? Los tres entrenadores de la Tribu Verde coincidieron que el compromiso por apoyar a los atletas, tanto para quienes están en edad de adentrarse al ciclo de Paris 2024, como para las siguientes generaciones. México hoy atraviesa una contrariedad grave en toda su estructura: las clases de educación física en primarias, secundarias y preparatorias solamente se tienen 30 minutos reales para efectuar una activación; no hay un trabajo de desarrollo deportivo, centros de iniciaciones o de dónde obtener nuevos atletas; quienes están en procesos de crecimiento son apoyados por un ciclo (mundial sub 20, campeonato juvenil), pero se rompe cuando llega al equipo mayor. 

En ese sentido, los coaches Aztecas alabaron a instituciones como la UDLAP, quienes se han dado a la tarea de rescatar ese talento joven, favorecerlos con estudios, desarrollarlos de la mano de expertos entrenadores y entregarlos al profesionalismo con competencias suficientes. El detalle es el después, no habrá capacidad de impulsarlos para llegar a París y los siguientes Juegos Olímpicos sin recursos gubernamentales correctos. 

Hacia el final de la mesa de análisis se discutió lo hecho al momento en los Juegos Paralímpicos en comparación a los “convencionales”, dando declaraciones fuertes de la injusticia cometida, las condiciones, expectativas y resultados. Pero habrá de esperarse a una siguiente entrega, porque para los entrenadores son temas muy distantes entre si. 

Por admin

Deja un comentario