Patrick Mahomes, el quarterback de los Jefes de Kansas City, comenzó a escribir su legado en el 2020 durante el Super Bowl LIV, en el que jugaron en contra de los 49ers de San Francisco. No solo ganó el campeonato, sino que también remonto el juego, y todo esto a sus apenas 24 años en su tercera temporada en la NFL. Pero ¿qué hay atrás de este chico maravilla?

La superestrella de los Jefes no tuvo una historia muy común en esta era de la especialización deportiva temprana, pero ¿por qué decimos esto? Mahomes, practicó, con una alta intensidad, futbol americano, basquetbol y beisbol, lo que podemos notar en su forma de jugar, muy poco ortodoxa y con recursos impresionantes. Ahora vemos que habilidades se llevó de cada disciplina para ser el jugador completo que es en la actualidad.

Durante su etapa en el baloncesto, ocupaba la posición de Base, esto quiere decir que él era el encargado de dirigir el flujo de las jugadas, lo que desarrolló sus habilidades de anticipar los movimientos de los rivales, además de los de sus propios compañeros, todo esto en situaciones de corto espacio y alta presión, cosa que es clave en su capacidad de moverse dentro y fuera de la bolsa de protección, además de la capacidad de hacer jugadas de acarreos terrestres.

Por parte de su padre, recibió la herencia del beisbol, apropiándose de habilidades de juego en diferentes posiciones dentro del diamante; tenía habilidad de pies y potencia de lanzamiento jugando de Pitcher, dándole la capacidad de encontrar muchos ángulos de lanzamiento, muchos de ellos sin una base de pies firme en las paradas cortas. Este tipo de habilidades combinadas y aplicadas dentro de la NFL, le dan una ventaja especial en contra de otros quarterbacks, con esta forma no tradicional de lanzamiento.

A su llegada a la universidad Texas Tech, comenzó a entrenar futbol americano y al mismo tiempo jugó beisbol como lanzador relevista. A los 20 años dejó el beisbol para después de dos años ser elegido por los Jefes de Kansas City, en la décima posición del draft de la NFL del 2017, dónde paso su primera temporada como suplente de Alex Smith. Patrick ganó la titularidad cuando Smith fue transferido a Washington, para su segunda temporada, ganó el premio de jugador más valioso, y en la tercera temporada llegó el tan ansiado título, además de ser el jugador más valioso del encuentro.

El próximo domingo tendremos al gusto de verlo jugar su segundo Super Bowl consecutivo, en contra de la leyenda, Tom Brady, continuando así con su joven legado.

Deja un comentario