Aunque es uno de los más pequeños de la Selección Nacional de Clavados (19 años), Randal Willars se siente capaz de ponerle su nombre a las dos plazas olímpicas disponibles la modalidad de plataforma.

“Va a ser una competencia reñida pero creo que me distingo de los demás por la calidad de mis ejecuciones y que pongo atención a cada detalle de mi trabajo”, dijo el saltarín sobre el selectivo interno que podría llevarse a cabo del 28 al 30 de mayo.

Willars obtuvo dos preseas de plata y dos plazas olímpicas en la Copa del Mundo del Tokio; el siguiente paso es imponerse a sus compañeros para formar parte de la delegación nacional para la justa veraniega.

“Entre más clavadistas haya es mejor porque así nos exigimos más, hay muchos que tienen nivel, pero hay que demostrarlo en la fosa”.

Randal explicó los beneficios de entrenar con el medallista olímpico Iván García, su pareja en la modalidad sincronizada.

“Hemos aprendido el uno del otro, él me da consejos sobre sus experiencias previas y yo también lo ayudo en lo que se refiere en la técnica, nos acoplamos muy bien”.

Aunque su carrera va en ascenso, el clavadista considera que tiene mucho que mejorar. “Si llego a Tokio creo que tengo más posibilidades en la modalidad sincronizada, pues para la individual mi mejor nivel lo alcanzaré en París 2024”, concluyó.

Por admin

Deja un comentario