El empate de último minuto del Pachuca, provocó la furia del Necaxa, por lo que se armó la bronca sobre la cancha del estadio Victoria. Ya en el minuto 94, a segundos del silbatazo final de Fernando Guerrero, cuando Unai Bilbao (Rayos) le dejó un recuerdito a Miguel Herrera, quien se prendió sobre el zaguero rojiblanco.

AGARRÉNME PORQUE LO MATO!

Mientras calmaban a uno, el otro aprovechaba, Idekel Domínguez, del Necaxa, derribó a uno del Pachuca. Los árbitros no pudieron controlar y todos, hasta los de las bancas, saltaron a la cancha; algunos para empujar y seguir con la broca, otros para intentar relajar la situación. A Guerreo no le quedó de otra que dar por terminado el compromiso, un empate que poco sirve a ambos, fuera de la zona de repesca y, para los Tuzos, ya son nueve jornadas sin ganar.

Por admin

Deja un comentario