Un 28 de enero de 1946 nació en Nochistlan Zacatecas, Pedro Aguayo Damián, ​ más conocido como Perro Aguayo, fue un luchador mexicano. Uno de los más grandes éxitos de taquilla de la lucha libre mexicana y también el último rival de categoría de El Santo, fue el primer luchador en coronarse con el Campeonato Mundial de Peso Ligero de la WWF.

Pocos gladiadores entregaron el alma dentro del ring al grado que lo hizo Pedro Aguayo Damián, quien hacía honor a su nombre cada vez que pisaba la lona. Aguerrido y feroz como un perro, Aguayo se colocó como uno de los más grandes luchadores en la historia de este deporte.

Durante la década de los 70s y 80s la lucha libre mexicana se pintó de rojo con toda la sangre derramada por las máximas figuras de la época. El Perro Aguayo era la viva imagen de lo que acontecía semana a semana en los cuadrilátero de la República Mexicana. La manera tan agresiva con la que atacaba y la rabia con la que subía al cuadrilátero lo comparan únicamente con el Cavernario Galindo, quienes con su sólo presencia hacían temblar a su rivales.

Entrar al ring con el Perro Aguayo era algo exclusivo de los gladiadores más valientes de la baraja luchística del milenio pasado. Enfrentar al Can de Nochistlán dentro del encordado significaba un desgaste físico enorme debido a la manera tan constante con la que atacaba, como un autentico perro con los dientes de fuera, el zacatecano conquistó al público más exigente de la lucha libre.

Por admin

Deja un comentario