Generoso González Valera era el nombre verdadero de Carlos Blanco, compositor del himno del América, interpretado y grabado por él, nació en el municipio de Teteles, en el estado de Puebla. Entre sus composiciones están: “Verónica”-hecha famosa por “El Pirulí”, “La mitad de Mí” y “Yo también soy moreno”.

Lo cantó por primera vez en un partido contra Puebla en el Estadio Azteca; debido al éxito de la canción en 1982 se grabó el disco para ser vendido. Como Carlos no tenía recursos, le cedió los derechos a Warner Músic. Hace tiempo ejecutivos de Televisa le propusieron a la familia del compositor -ya fallecido- que les compraban los derechos para no tener que pagar regalías a la disquera, pero nada pudieron hacer más que intentar imponer un himno nuevo. El club nunca le dio una remuneración al autor.

En febrero de este año, el locutor y conductor Jorge «Burro» Van Rankin anunció que un amigo suyo ya tenía una nueva letra y que el mismo lo cantaría, se lo propuso a Emilio Azcarraga dueño de Televisa y del América, agregó que la porra «La Monumental» lo corearía en el Estadio Azteca porque el otro el de Carlos Blanco ya estaba obsoleto, sin embargo pasaron los meses y esto no sucedió.

Al celebrar el centenario, se presentó un descarado plagio del himno del Sevilla de España, obviamente a nadie le gustó y no lo volvieron a usar.

Blanco es conocido como «el hombre que le puso música a la pasión», le terminó de dar vida al club que buscaba ser protagonista y espectacular en los años 80.

En varias ocasiones se buscó cambiar de intérprete y de letra, sin embargo la afición expresaba su descontento por tal decisión. Figuras como Carlos Reinoso con la canción Llevo en mi pecho los colores del América y Enrique Borja con Mi adiós, interpretaron canciones con alusión a su carrera y al club más grande de México.

Teteles, en el corazón de Puebla

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *