Sandor Martín volvió a boxear en casa tras su gran hazaña el pasado mes de octubre en Estados Unidos. Se enfrentó al peligroso mexicano José ‘Josesito’ Félix Jr, un boxeador que se presentó en Barcelona con un palmarés de 39 victorias con 30 ‘KO’s’ y 5 derrotas. El barcelonés brilló sobre el ring para proclamarse campeón WBA Internacional y reclamar una oportunidad mundialista.

El español de tan solo 28 años ya es todo un veterano dentro del ring, con más de 40 combates en su récord profesional. En 2019 se proclamó campeón de Europa venciendo a Andrea Scarpa en el noveno asalto por abandono. Defendió su título en dos ocasiones, pero tuvo que dejarlo vacante cuando le llamaron para la oportunidad de su vida. Se iba a enfrentar al gran excampeón del mundo en cuatro pesos, Mickey García. No lo dudó. Aceptó la oferta y se preparó a conciencia para un combate en el que los medios estadounidenses llegaron a catalogarle de “bulto”, es decir, un boxeador que poco o nada tenía que hacer ante el ídolo local. El púgil de Barcelona hizo caso omiso a los medios y al público yankee, que no atendió a las referencias que recibían desde Europa. Allí se le consideraba un campeón muy respetado y con fama de fino estilista.

El combate se disputó en el Chukchansi Park de Fresno, California. El escenario fue una auténtica fiesta organizada para su ídolo, hasta que se subió al ring. La jarana acabó tras las primeras acciones del supuesto “bulto”. El púgil catalán dominó durante diez asaltos y en todas las distancias al californiano. Tal fue su confianza, que con el combate ganado, se apoyó en las cuerdas para fajarse con García y demostrar que también le podía ganar en su terreno. Terminado el combate, faltaba escuchar el veredicto de los jueces. No hubo ningún susto y le proclamaron vencedor del combate en una de las mayores hazañas del boxeo nacional en los últimos años.

Gracias al combate contra Mickey le situaron en el quinto puesto de las de la Asociación Mundial de Boxeo (WBA) y en el séptimo del Consejo Mundial de Boxeo (WBC). Estaba a las puertas de un mundial, pero le faltaba convencer a los organismos. Por esta razón se puso en juego el título intermedio de la WBA ante José Félix. Un pequeño detalle para que el organismo le tenga en cuenta cuando Josh Taylor deje el título vacante porque va a subir al peso welter.

Por admin

Deja un comentario