Si le das a tu hijo Basquetbol, él va a querer un balón para ir a jugar con él.


Le vas a comprar el mejor balón que puedas encontrar, y entonces probablemente va a querer una camiseta, un short y zapatillas.
Entonces, probablemente estará pidiendo que lo acompañes a la cancha más cercana para jugar con él, muy a tu pesar de quedarte en casa sentado en el sofá y ver la televisión.


Él va a insistir.
Y su insistencia va a ganar.
Cuando tú hijo se ponga una camiseta de Básquetbol, va a un tablero en algún lugar de la casa y las zapatillas de su ídolo para jugar al Básquetbol.


Querrá participar en un equipo; entonces la vida como la conoces va a terminar:
No habrá más fines de semana perezosos viendo la televisión.
Vas a ver más amaneceres de lo que nunca pensaste posible.


Cada minuto libre de tú tiempo se va a pasar llevando pelotas, equipos y bolsos; tortas, pizzas será tu alimentación y te vas a relacionar con muchos niños más por horas para verlos practicar, para un juego.


Tú casa será un desastre, tu garage o patio estará sucio.
Todo porque le diste a tu Hijo Basquetbol.
Tus fines de semana se van a pasar congelándote o quemándote en una silla de plástico o en las tribunas.


Y sus fines de semana se van a pasar ganando confianza y amigos, aprendiendo nuevas habilidades, divirtiéndose y poniéndose tan sucio de hecho que vas a tener que aprender a lavar la ropa de una manera totalmente nueva.


Estarás allí el día en que logre su primera anotación, su primer pase, su primer robo, su primer tiro libre o su primer juego ganado.
Él te hará sentir tan orgulloso.


Los otros papás te van a felicitar.
Pero te sientes raro diciendo: ¿Gracias, por qué? no eres tú el de la pelota o en el que está en cancha. Es todo él, el hizo esto.


Justo ante tus ojos, tu pequeño será transformado de aquel que apenas podía picar unas pocas veces seguidas la pelota, (porque ama la atención), en el jugador que siempre soñó ser, pero lo mejor que lo veras transformándose en un gran hombre.
Cuando le das a tu hijo Básquetbol, le das algo más que una pelota.


Le das un deporte, un talento, esperanza, sueños, amigos, una nueva familia, un lugar para aprender sobre la vida, espacio para crecer como una persona que puede empujar sus límites, valentía, coraje y vida, recuerdos.


El tendrá todas estas cosas, simplemente porque le diste a tu Hijo Basquetbol.
Tú también vas a desarrollar nuevas amistades de toda la vida, desarrolladas únicamente a partir de la misma pasión por el juego y el amor de su equipo.
Van a reír juntos y tendrás bastas experiencias familiares.


Entonces un día, muchos años a partir de hoy…. estará en su habitación y el Básquetbol saldrá debajo de su cama reflejando en su vieja pelota, la va a tomar y se dará cuenta al instante de que cuando le diste a ese chico el Básquetbol, también le diste una infancia que nunca olvidará.


Entonces él te va a abrazar, y tu mente recordará todos los momentos que disfrutaron juntos, quizás rueden las lágrimas, porque te das cuenta de que todo lo que le has dado por el camino, valió la pena…


TODO POR QUÉ LE DISTE A TU HIJO BASQUETBOL.
Anónimo

Por admin

Deja un comentario